Niña de 10 años fue torturada hasta la muerte en sesión de exorcismo en Argelia

Mundo LR

larepublica_pe

30 May 2020 | 18:50 h
La pequeña tenía señales de golpes y quemaduras.
La pequeña tenía señales de golpes y quemaduras.

La menor murió durante una violenta práctica que fue consentida por sus padres para “expulsar al demonio” de su cuerpo.

El brutal asesinato de una niña de 10 años durante una sesión de exorcismo consternó a la población de Argelia. La Policía de la ciudad de Guelma arrestó a un “curandero” o raqui, quien torturó hasta la muerte a la pequeña tras supuestamente estar poseída por un demonio.

Según la fiscalía, la niña falleció después de llegar al servicio de urgencias del hospital de Guelma, en el que doctores constataron “señales de golpes y quemaduras en su cuerpo”. La autoridad ordenó una autopsia y una rigurosa investigación.

PUEDES VER: Ni asfixiado ni estrangulado: autopsia de George Floyd exculpa a policía, pese a evidencia

No se proporcionó ninguna información sobre las razones por las que la menor había sido sometida al roqya (ritual de la cultura musulmana), el miércoles 27 de mayo.

En la antigüedad, los exorcistas eran solicitados en los hogares para curar a los enfermos, “expulsar al demonio”, protegerse del mal de ojo o para ayudar a las esposas estériles; debido a que el islam permitía el exorcismo considerándolo una práctica legal porque se hace con la palabra de Dios.

La menor murió durante una violenta práctica que fue consentida por sus padres.

Sin embargo, en la actualidad, la población denuncia que personas sin escrúpulos realizan esta práctica sin tener conocimiento en la recitación del Corán, pues abusan de la angustia de los enfermos, especialmente de los que padecen enfermedades mentales y espirituales.

PUEDES VER: Brasil: madre e hija separadas por un cristal ante confinamiento en hospital por la COVID-19

Tras el terrible desenlace, muchos usuarios en las redes sociales expresaron su dolor e indignación por la muerte de la niña durante una “sesión de tortura” a manos de un “verdugo” de 28 años, comentaron.