“Pandemia de hambre”: la amenaza que enfrenta América Latina por crisis del coronavirus

Mundo LR

larepublica_pe

28 May 2020 | 15:25 h
Manifestantes durante una protesta en Santiago, exigiendo ayuda alimentaria por parte del gobierno chileno. Martes 26 de mayo de 2020. | Foto: Esteban Felix / AP
Manifestantes durante una protesta en Santiago, exigiendo ayuda alimentaria por parte del gobierno chileno. Martes 26 de mayo de 2020. | Foto: Esteban Felix / AP

La ONU advirtió que la crisis desatada por el coronavirus podría poner a cerca de 14 millones personas en riesgo de hambre en América Latina y el Caribe.

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas advirtió este jueves que el impacto socioeconómico de la pandemia del coronavirus puede dejar alrededor de 14 millones de personas en riesgo de pasar hambre en América Latina y el Caribe, a medida que se extienden las restricciones de desplazamiento y se paraliza el mercado laboral.

“Es vital y urgente que brindemos asistencia alimentaria a la creciente cantidad de personas vulnerables en la región, así como a aquellos que dependen del trabajo informal”, exhortó Miguel Barreto, director regional del Programa para América Latina y el Caribe. “Todavía tenemos tiempo para evitar que la pandemia COVID-19 se convierta en una pandemia de hambre”.

PUEDES VER: Coronavirus: América Latina es el “nuevo epicentro”, según la OMS

En 2019, 3.4 millones de personas ya se enfrentaban a la inseguridad alimentaria severa. Para este año, el Programa Mundial de Alimentos estima que, si no se toman medidas cuanto antes frente a esta problemática, alrededor de 10 millones de personas adicionales podrían ser empujadas aún más a la pobreza y el hambre en 11 países de la región.

En el último estudio sobre el impacto económico de la COVID-19, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) resaltó que la pandemia generará “la recesión más grande que ha sufrido la región”, lo que aumentará el desempleo, la pobreza y la desigualdad. “Estamos entrando en una etapa muy complicada”, señaló Barreto.

Las proyecciones de hambre del PMA sugieren que la población de migrantes venezolanos en Perú, Colombia y Ecuador con inseguridad alimentaria aumentará de 540.000 personas a más de 1 millón, mientras que en Haití la cifra podría ascender de 700.000 a 1,6 millones y en el Corredor Seco de Centroamérica se elevaría de más de 1.6 millones a cerca de 3 millones.

PUEDES VER: América, el continente donde la COVID-19 se expande más rápido

El rápido aumento de casos positivos de COVID-19 en países como Perú, Chile, Brasil y México está debilitando la capacidad de los hospitales. Asimismo, muchos ciudadanos de la región se han visto impulsados a violar las cuarentenas para buscar dinero y alimento. También hay niños que no reciben sus almuerzos proporcionados debido al cierre de las escuelas.

Por ello, el PMA hizo un llamado a los países a “darle mayor apoyo a las personas que son beneficiarias de programas nacionales de protección social y también a expandir su alcance a más grupos, como migrantes y personas sin empleo formal”.