EE. UU.: voluntarios, los nuevos héroes en la búsqueda de la cura para la COVID-19

Mundo LR

Durante la primera dosis, todo marchó con normalidad, pero en la segunda dosis, desarrolló fiebre de más de 39 grados.  (Captura: La Nación)
Durante la primera dosis, todo marchó con normalidad, pero en la segunda dosis, desarrolló fiebre de más de 39 grados. (Captura: La Nación)

Ian Haydon es uno de los 45 voluntarios del laboratorio Moderna que busca encontrar una vacuna para frenar la expansión del coronavirus en el mundo.

Ian Haydon es uno de los voluntarios que se ofreció para participar del estudio clínico del laboratorio Moderna con sede en Estados Unidos, que lucha para obtener la vacuna al coronavirus.

“No tuve miedo y no creo que seas una persona miedosa si participas de un programa así”, señaló Haydon en un enlace telefónico con La Nación.

PUEDES VER: España: arrestan a sujetos que fingieron secuestro de internado con síntomas de COVID-19 [VIDEO]

Ian, de 29 años, especialista en biotecnología y comunicación, dijo sentirse orgulloso de ser voluntario de un estudio que ha despertado la expectativa de la población mundial, ya que hasta el momento se han contabilizado 351.000 muertos y más de 5 millones de infectados por COVID-19, según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ian Haydon, es uno de los voluntarios del laboratorio Moderna que lucha para obtener la vacuna al coronavirus. (Captura: La Nación)

Todo inició a mediados de marzo, cuando la empresa Moderna confirmó su participación y comenzaron los ensayos clínicos, teniendo buenos resultados en la primera fase. El hecho dio una señal de esperanza y se pasó a la segunda instancia de pruebas, pero con humanos.

Ian Haydon, especialista en biotecnología y comunicación, está orgulloso de ser voluntario de la cura de la COVID-19. (Captura: La Nación)

Luego de ser aceptado para las pruebas, Ian Haydon llenó un formulario de consentimiento de más de 20 páginas que incluyó reconocer que podría haber riesgos. Además, se le realizó una serie de estudios médicos y genéticos y se comprometió a no tener hijos mientras dure el programa.

PUEDES VER: Australia: padre deja morir a su hija de cuatro años con síndrome de Down

Durante la primera dosis, todo marchó con normalidad, pero cuando le inyectaron la segunda dosis, desarrolló fiebre de más de 39 grados. Buscó atención médica y, después de ser dado de alta de un centro de atención urgente, se desmayó en su hogar, pero se recuperó en un día.

Ian llenó un formulario de consentimiento para ser parte del proyecto de Moderna. (Captura: La Nación)

“Desde el principio he sentido que estoy en buenas manos. Los científicos y los expertos de la salud realmente han sido increíbles profesionales”, precisó Haydon [...] No percibo que lo que esté haciendo sea ni un poco riesgoso, sino un paso necesario para el desarrollo de lo que es una vacuna”.

En tiempos de pandemia en los que el temor y la incertidumbre se volvieron grandes protagonistas, la familia de Haydon infla el pecho de orgullo por el voluntariado del joven. “Me han apoyado mucho desde el primer momento, la verdad. En especial mi novia, quien vive conmigo”, afirmó.