- Renuncian representantes del Perú ante la OEA y las Naciones Unidas
- Yenifer Paredes se entregó a la Fiscalía
Mundo

Argentina: niño tiene emotivo reencuentro con su abuelo que no veía por el coronavirus

El menor había escrito una carta a la Policía, pidiéndole que le dé autorización para visitarlo.

Ambos estaban distanciados por diez kilómetros. (Fuente: TN)
Ambos estaban distanciados por diez kilómetros. (Fuente: TN)
Mundo LR

En Argentina, la historia de un niño de ocho años conmocionó y sacó más de una lágrima, luego que el pasado 20 de marzo haya escrito una carta a los agentes policiales, donde pidió que le den permiso para que pueda abrazar a su abuelo que no veía desde que se decretó la cuarentena por el coronavirus.

Jonás y su abuelo ‘Coco’ estaban distanciados a solo diez kilómetros y este 17 de mayo pudieron reencontrarse.

Según informó el portal Todo Noticias, el pequeño vive en la localidad de Victorica y el adulto mayor en Telén. El menor afirmó que, antes de la cuarentena decretada por el Gobierno de Alberto Fernández, solía pasar mucho tiempo con su abuelo: jugaban, miraban televisión y hacían parrillada.

La mamá del pequeño, Angie, señaló que fue hasta la comisaría, pero ella indicó que los agentes le dijeron “que no podía salir ni trasladarse, porque regía el aislamiento social y obligatorio”. Luego de contarle ello a su hijo, él se puso triste.

No obstante, el menor les mandó una carta a las autoridades para pedirles permiso con el objetivo de visitar a ‘Coco’. “Señor policía, me llamo Jonás y quería pedir permiso para ir a Telén a visitar a mi abuelo a quien no veo desde hace más de 50 días. Y lo extraño demasiado. Hacemos videollamadas y hablamos por celular, pero necesito abrazarlo, jugar a la pelota y extraño sus asados. ¿Por favor, me deja ir? Yo prometo cuidarme y quedarme en su casa”, escribió.

A pesar que un comisario entendió el motivo de Jonás, le manifestó que no podía autorizarlo, porque si quería cuidar a su abuelo tenía que quedarse en casa.

Pero, y gracias a un decreto, el niño pudo visitar al adulto mayor y tuvo un emotivo reencuentro. “Estaba muy emocionado, no dejó de acariciarlo”, señaló la madre.