Mundo

Colombia: denunció que su hijo la golpeaba y abusaba sexualmente, pero justicia lo deja libre

En Santander, la indignada madre dijo que su hijo llegaba ebrio a casa y luego de golpearla, la ultrajaba sexualmente en repetidas ocasiones.

La madre contó que su hijo llegaba en estado de ebriedad y la golpeaba y abusaba sexualmente. (Captura: Minuto30)
La madre contó que su hijo llegaba en estado de ebriedad y la golpeaba y abusaba sexualmente. (Captura: Minuto30)
Mundo LR

Una madre denunció ante las autoridades a su propio hijo por violencia física y abuso sexual en Barrancabermeja, Santander (Colombia).

La mujer relató que su hijo de 27 años siempre llegaba a su casa en estado de ebriedad y la golpeaba brutalmente. No satisfecho con su perverso accionar la ultrajó en repetidas oportunidades.

Funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía capturaron al hombre en el barrio La Concepción de Barrancabermeja el pasado 13 de mayo, por su presunta responsabilidad en los delitos de acto sexual violento e incesto, informó Minuto30.

Durante sus alegatos, ante el juez, el acusado cuyo nombre no fue revelado negó los cargos. Aunque el abogado defensor de la madre solicitó que fuera enviado a un centro de reclusión, el juez del caso lo cobijó con medida no privativa de la libertad.

“El fiscal que adelantó el proceso corrió traslado del escrito de acusación contra el investigado, bajo la Ley de Procedimiento Abreviado”, señaló la Fiscalía.

Un evento similar se registró en el 2019, cuando una madre denunció a su hijo por abuso sexual desde la muerte de su cónyuge. Después de varios años de ser prisionera de su primogénito de 25 años, logró pedir ayuda a sus vecinos en el sector de Aquiles Serdán, que pertenece a Las Choapas, Veracruz (México).

Paulino 'N', fue detenido en 2016 después de que su madre denunció los recurrentes abusos que sufría desde entonces. Sin embargo, bajo el argumento de ser un “enfermo mental”, las autoridades le permitieron regresar a casa con su madre. Así, los abusos continuaron por varios años más. La policía municipal logró su detención y después de nuevas pruebas psicológicas se demostró que no tenía ninguna enfermedad mental.