"No tratemos a los ancianos como seres invisibles o sin poder”, recalca la ONU ante la pandemia

Agencia AFP

larepublica_pe

01 May 2020 | 15:43 h
Esa categoría de la población es la más afectada por la pandemia, recordó Guterres en un comunicado. Foto: Getty.
Esa categoría de la población es la más afectada por la pandemia, recordó Guterres en un comunicado. Foto: Getty.

Antonio Guterres, secretario del organismo, pidió a los gobiernos no desestimar a la tercera edad en su lucha contra el coronavirus (COVID-19).

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió este viernes a los 193 países miembros de la organización que no desatiendan a los ancianos en su lucha contra la pandemia del coronavirus (COVID-19) y llamó a respetar sus “derechos” y su “dignidad”.

Esa categoría de la población es la más afectada por la pandemia, recordó Guterres en un comunicado. Y además de la enfermedad, "afronta un mayor riesgo de pobreza, discriminación y aislamiento", advirtió.

PUEDES VER ONU teme millones de embarazos no deseados en medio de la pandemia

Sus declaraciones se suman a un estudio de la ONU publicado el viernes sobre el virus y los ancianos, en el que se da recomendaciones a los países.

Respecto a la aplicación del distanciamiento social, Antonio Guterres, que cumplió 71 años el jueves, insistió en que todo el mundo forma parte “de una misma comunidad” y depende “el uno del otro”.

Lazy loaded component

“La mayoría de los ancianos son mujeres, y las políticas deben permitir responder a sus necesidades”, añadió.

“No tratemos a los ancianos como seres invisibles o sin poder”, recalcó el secretario general ante el avance del coronavirus (COVID-19). “Para salir de esta pandemia juntos, necesitamos un nuevo impulso de la solidaridad nacional y mundial y las contribuciones de todos los miembros de la sociedad, incluidos los ancianos”.

PUEDES VER Efemérides: Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo

El coronavirus (COVID-19), que apareció en Wuhan (centro de China) en diciembre, ha contagiado a más de 3,2 millones de personas en el mundo y causado casi 235.000 muertes, según un balance de la AFP.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que pidió poder participar en las investigaciones de Pekín sobre el origen del virus, ha dicho que este es de “origen natural”, mientras que el presidente estadounidense, Donald Trump, sostiene que fue creado en un laboratorio chino.