Médica se suicida tras no soportar ver a tanta gente morir por COVID-19 en EE. UU.

Mundo LR

Médica se suicidó tras no tolerar ver a tantos pacientes morir por el coronavirus. Foto: 24 Horas
Médica se suicidó tras no tolerar ver a tantos pacientes morir por el coronavirus. Foto: 24 Horas

De acuerdo a sus parientes, la especialista se quitó la vida abrumada ante la cifra de fallecidos en un centro de salud de Nueva York, donde trabajaba todos los días.

Publicidad

La jefa del área de urgencias de un hospital de Nueva York, en Estados Unidos, se suicidó este domingo 26 de abril, luego de luchar durante varias semanas contra el avance del coronavirus en una de las ciudades más afectadas por la pandemia. Además, había admitido ante su familia que no toleraba ver fallecer a tantas personas.

Se trata de la médica Lorna Breen, quien estuvo a cargo de las urgencias del hospital NewYork-Presbyterian Allen, en el distrito de Manhattan.

PUEDES VER Coronavirus en Bélgica: piden comer más papas fritas para evitar la pérdida del producto

“Ella trató de hacer su trabajo, y la mató”, expresó el doctor Philip Breen a The New York Times sobre el sensible fallecimiento de su hija, quien también ejercía la carrera de su progenitor.

El padre indicó que su hija, de 49 años, no presentaba historial de algún padecimiento mental, pero contó que la última vez que charlaron, Lorna le dijo que era intolerable ver morir a los pacientes por el coronavirus.

También le comentó que había visto a varios perder la vida antes de que el personal médico pudiera sacarlos de la ambulancia.

PUEDES VER Rompen ventanas de apartamento de médico amenazado a muerte en Colombia

“Ella estaba realmente en las trincheras en la línea del frente”, manifestó Philip al medio local.

“Asegúrense de que sea elogiada como una heroína”, añadió. “Ella es una víctima tanto como cualquier otra persona que haya muerto”.

Dos días antes del suicidio de esta profesional de la salud, un paramédico se quitó la vida deprimido por el alto número de muertes por COVID-19 en la misma ciudad de Estados Unidos, que ha dejado 56.495 perdidas mortales y 1 004 645 casos positivos, de acuerdo a reportes oficiales de las autoridades sanitarias.