ELECCIONES 2021 - López Aliaga, una derecha conservadora que atrapa votos de Fujimori

Canadá compró un millón de mascarillas defectuosas a China

25 Abr 2020 | 17:34 h
Las mascarillas KN95 fueron consideradas poco útiles para la atención de infectados con coronavirus.
Las mascarillas KN95 fueron consideradas poco útiles para la atención de infectados con coronavirus.

Las autoridades del país norteamericano tenían previsto repartir los cubrebocas entre el personal de salud que atiende a los infectados con la COVID-19.

El Departamento de Salud de Canadá reveló, en un comunicado, que adquirió un lote de un millón de mascarillas KN95 de China, las cuales no cumplían las normas federales de calidad establecidas para actuar como protección contra el coronavirus y que no serán distribuidas entre el personal sanitario que atiende a los infectados con la COVID-19.

El anuncio de la dependencia gubernamental llegó luego de un reporte del diario local Globe and Mail, en el cual denunciaron que los artículos están por debajo de los estándares establecidos por la OMS para la protección del personal médico.

La defensa del Departamento de Salud consistió en señalar que, ante la gran demanda de material de protección, se realizó una compra apresurada: “Canadá se enfrenta a la competencia de países de todo el mundo por equipos médicos de protección en este momento” y que en ocasiones la administración Trudeau “se ve obligada a comprar equipos vitales de proveedores desconocidos”.

PUEDES VER Papá deja que sus hijos le corten el cabello y resultado hace reír a miles [VIDEO]

Según reveló el medio citado, se proyectó utilizar las mascarillas en personal médico de primera línea, es decir, quienes más contacto tienen con los infectados de coronavirus.

Al ser consultado, el portavoz del Departamento de Salud y la Agencia de Salud Pública de Canadá (PHAC por sus siglas en inglés), Eric Morrissette, indicó: “Hasta la fecha se identificó aproximadamente un millón de máscaras KN95 que no cumplen con las especificaciones para los entornos de atención médica. Estos artículos no se distribuyeron a las provincias y territorios para la respuesta de atención de salud de primera línea, y se están evaluando posteriormente para su uso en entornos no relacionados con la atención de salud”.

Además, el funcionario suscribió las palabras del Departamento de Salud, expresando que la alta demanda internacional de productos médicos ha forzado a los países a establecer vínculos con nuevos proveedores y fabricantes.

PUEDES VER Es falso que Canadá está donando dinero para realizar abortos durante la pandemia de la COVID-19

Si bien Morrissette estableció un plan para las mascarillas, como emplearlas en otros campos alejados de la salud, aún no se conoce si el gobierno canadiense exigirá un reembolso a su proveedor.

El caso de Canadá se suma al de España, país que por segunda ocasión ha rechazado el lote de kits de pruebas para la detección del coronavirus que le encargó a China, tras comprobar que el nuevo envío tiene los mismos defectos que el primero.

Según una investigación de diario El País, los equipos de prueba no eran lo suficientemente sensibles para la detección de la COVID-19, aumentando el riesgo de que un paciente descartado, y que no presenta síntomas, contagie a otros.

Coronavirus en Canada

PUEDES VER La historia de Terry Fox, el joven que cruzó corriendo casi todo Canadá con una sola pierna

La responsable de los kits fue la compañía china Shenzhen Bioeasy, la cual en su primer lote intentó vender 58.000 unidades de detección para la COVID-19, mientras que el segundo envío estuvo compuesto por 640.000 test de coronavirus. Ambos fueron rechazados por el Gobierno de Pedro Sánchez, debido a que eran considerados inexactos.

El citado medio español reveló que la empresa china envió una muestra al Instituto de Salud Carlos III de Madrid para que sean analizados y aprobados. Sin embargo, la organización descartó la calidad de los equipos. Debido a esto, el Ministerio de Sanidad exigirá un reembolso a Shenzhen Bioeasy.

Por su parte, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunció que en los primeros días de abril el país adquirió suministros médicos de China por un valor de 467 millones de dólares, entre los que se contaban 950 ventiladores, 5.5 millones de kits de pruebas y 500 millones de mascarillas de protección.