República Dominicana: 42 muertos tras beber alcohol adulterado durante cuarentena [VIDEO]

El ministro de Salud, Rafael Sánchez, indicó que más del 50 por ciento de las víctimas consumió el químico de alto grado de mortalidad.

“Tenemos a 42 fallecidos y tres fábricas clandestinas desmanteladas”, dijo el ministro de Salud, Rafael Sánchez. (Captura: Efe)
“Tenemos a 42 fallecidos y tres fábricas clandestinas desmanteladas”, dijo el ministro de Salud, Rafael Sánchez. (Captura: Efe)
Mundo LR

Una bebida alcohólica adulterada ha cobrado la vida de al menos 42 personas en dos semanas en República Dominicana durante la cuarentena por el coronavirus.

El Clerén, sucedáneo del ron, pero de pésima calidad y producido de forma clandestina, ha venido matando a sus consumidores de forma fulminante en los últimos diez días.

PUEDES VER: EE. UU.: hombre pasó cuatro días comiendo y bebiendo licor en restaurante cerrado por cuarentena

“Tenemos un número de 42 fallecidos y tres fábricas clandestinas desmanteladas”, dijo a Efe el ministro de Salud dominicano, Rafael Sánchez Cárdenas.

El ministro aseguró que los resultados de laboratorio manejados hasta el momento indican que más del 50 por ciento de las víctimas no consumieron etanol, sino otro componente químico de alto grado de mortalidad.

El Clerén producido de forma clandestina ha matado a sus consumidores de forma fulminante. (Captura: Efe)

“Hasta el momento tenemos siete intoxicados en condición hospitalaria y tenemos entendido que las autoridades han apresado a unas cinco personas relacionadas con la producción de ese alcohol clandestino”, precisó Sánchez Cárdenas.

Lazy loaded component

La mayoría de los casos se presenta en barriadas populares, donde los habitantes no pueden costearse una botella de ron y se tienen que conformar con su versión pirata, que se vende a granel con un precio que ronda un dólar por medio litro.

PUEDES VER: Enfermeras alimentan y cuidan a bebé debido a que toda su familia contrajo COVID-19 [VIDEO]

Francisco Alberto Gómez, familiar de uno de los fallecidos, aguardaba el viernes en la puerta del hospital Moscoso Puello para que le entregaran el cadáver de su tío, quien no paró de beber a pesar de conocer las noticias sobre las primeras muertes.

La gran mayoría de los casos se presenta en barriadas populares, donde los habitantes no pueden costearse una botella de ron. (Captura: Efe)

“Tomaba demasiado ese aguardiente. No me cansaba de decirle que estaba matando a la gente. Pero la depresión, los problemas, la deuda le llevó a beber más de la cuenta”, comentó Gómez.

La mayor parte de decesos se han producido en la región metropolitana de Santo Domingo, pero también se han registrado varios casos en Constanza, una ciudad enclavada en la Cordillera Central, a dos horas y media de la capital dominicana.