Confinamiento por coronavirus podría alargarse hasta el 2022, según estudio

Científicos de la Universidad de Harvard asumen que la COVID-19 se volverá estacional como un resfriado común y la mayor tasa de transmisión será en la época fría.

Coronavirus en España. (Foto: Manuel Bruque / EFE)
Coronavirus en España. (Foto: Manuel Bruque / EFE)

Con información de AFP

Un confinamiento único no detendrá al nuevo coronavirus y se requerirán períodos repetidos de distanciamiento social en 2022 para evitar que los hospitales se vean abrumados, dijeron científicos de la Universidad de Harvard en Estados Unidos, que simularon la trayectoria de la pandemia.

El estudio se produce cuando el país norteamericano entra en el pico de su número de casos de la COVID-19 y los estados de esa nación observan una eventual relajación de las medidas restrictivas duras.

La simulación por computadora del equipo de Harvard, que se publicó en un artículo en la revista Science, asumió que la COVID-19 se volverá estacional, como el coronavirus estrechamente relacionados que causan el resfriado común, con tasas de transmisión más altas en los meses más fríos.

PUEDES VER Primer ministro de Canadá rompió el confinamiento que él mismo decretó contra la COVID-19

Pero aún se desconoce mucho sobre el mal, incluido el nivel de inmunidad adquirido por una infección previa y cuánto tiempo dura, dijeron los autores.

“Descubrimos que es probable que las medidas de distanciamiento social por única vez sean insuficientes para mantener la incidencia del SARS-CoV-2 dentro de los límites de la capacidad de atención crítica en Estados Unidos”, sostuvo el autor principal Stephen Kissler en una intercambio con periodistas.

“Lo que parece ser necesario en ausencia de otro tipo de tratamientos son los períodos intermitentes de distanciamiento social”, agregó.

De todas maneras, se requerirían pruebas virales generalizadas para determinar cuándo se han cruzado los umbrales para reactivar el distanciamiento, dijeron los autores.

El equipo aseguró que era muy poco probable que la inmunidad fuera lo suficientemente fuerte y dure lo suficiente como para que la COVID-19 se extinga después de la ola inicial, como fue el caso del brote de SARS de 2002-2003.