Mundo

Pareja de ancianos contrae coronavirus y fallece con cinco horas de diferencia

Una hija de la pareja compartió la historia con un medio de Estados Unidos para invocar a las personas a protegerse del mal y evitar así casos como el suyo.

Merle y Dee Tofte pudieron despedirse de sus hijos y nietos por videollamada. Fuente: KATU.
Merle y Dee Tofte pudieron despedirse de sus hijos y nietos por videollamada. Fuente: KATU.
Mundo LR

Merle y Dee Tofte, una pareja de ancianos del estado de Washington (Estados Unidos), falleció tras contraer el nuevo coronavirus, con tan solo cinco horas de diferencia entre ambos decesos. Una de sus cinco hijos compartió su historia con un medio local para invocar a que las familias adopten medidas de prevención contra el mal, de forma que no pasen por una situación similar.

Hace menos de un mes, la familia celebró el cumpleaños número 85 de Dee. Unos días después, los esposos experimentaban los síntomas asociados con el COVID-19: fiebre, tos y dificultad para respirar. Las pruebas de coronavirus arrojaron positivo y ambos fueron trasladados a un hospital.

La familia desconoce cómo fue que los esposos se contagiaron, pues no viajaron y no salían mucho de casa.

El estado de salud de ambos ancianos empeoró. Faltando pocas horas para sus muertes, ellos pudieron despedirse de sus familiares mediante una iniciativa de los trabajadores del centro médico.

“Es desgarrador. El personal fue increíble. Ellos hicieron algo por lo que siempre estaré agradecida. Establecieron una video llamada con mis padres, cada uno en una habitación diferente, con sus nietos e hijos para que todos pudiéramos decirles adiós”, relató Michelle Taylor, hija de la pareja, al canal KATU de Estados Unidos. Los señores murieron con cinco horas de diferencia.

Michelle, quien está en cuarentena por lo cerca que estuvo de sus padres, ahora invoca a las personas a quedarse en sus casas y tomar las medidas necesarias para que esta experiencia no se repita. “Solo quiero que la gente se lo tome en serio. Sé que compartir esta historia ayuda a las personas a entender que el virus realmente se lleva vidas”, indicó.

Estados Unidos supera los 64 000 infectados y llegó a las 919 muertes por el nuevo coronavirus.