La vacuna contra el nuevo coronavirus: tan cerca y tan lejos

25 Mar 2020 | 4:48 h
Calendario. Los resultados de las primeras pruebas con humanos de una vacuna del laboratorio Moderna se conocerán en un año. (Foto: EFE)
Calendario. Los resultados de las primeras pruebas con humanos de una vacuna del laboratorio Moderna se conocerán en un año. (Foto: EFE)

Una guerra contra el tiempo. Dos compañías biotecnológicas, la estadounidense Moderna y la china CanSino Biologics, ingresaron en la primera fase de pruebas de vacunas con seres humanos. Los norteamericanos afirman que en un año se conocerán los primeros resultados.

Por: Alexandra Ampuero

La ciencia hoy está más dinámica que nunca. El desarrollo de una vacuna contra el COVID-19 se ha vuelto el interés número uno en el mundo. Si bien el plazo promedio para desarrollar una es de 5 a 10 años, diversos científicos afirman que es posible tentar un tiempo mucho más corto. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la vacuna estaría lista entre abril y junio de 2021.

El que los científicos chinos hayan compartido la secuencia del genoma del virus, a tan solo semanas de conocer los primeros casos, permite que otros esfuerzos por desarrollar esta vacuna no empiecen desde cero.

PUEDES VER Wuhan ‘el epicentro del coronavirus’ levantará la orden de cuarentena [VIDEO]

En Massachusetts

El proceso se ha vuelto más raudo porque se ha reducido el tiempo de investigación. Así, son dos las compañías candidatas y once las precandidatas para encontrar el elixir de esta pandemia.

Por un lado, está la estadounidense Moderna. Una compañía de biotecnología en Cambridge, Massachusetts. Aquí se desarrolla la vacuna mRNA-1273, que se basa en investigaciones sobre otros tipos de coronavirus, como el vinculado con el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) y el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS).

Hasta el 19 de marzo, esta compañía reclutó a 45 personas no contagiadas por el COVID-19, de entre 18 y 55 años de edad. Ya que el ensayo clínico se encuentra en fase 1, los voluntarios recibirán una inyección intramuscular al inicio y al final del mes en que se empiece la prueba.

PUEDES VER Médico chino fallece tras trabajar 35 días sin descanso durante el brote del coronavirus

Este ensayo será supervisado durante 12 meses con el propósito de evaluar la seguridad de la vacuna y las reacciones adversas que pueda presentar el paciente.

La líder de esta investigación, la doctora Hanneke Scheuitmaker, declaró al periódico británico The Guardian que, a pesar de que ya se encuentran en fase 1, “para que funcione, debemos llevar ensayos a gran escala y así tener una vacuna segura y efectiva. Y eso lleva tiempo”.

En Wuhan Por otro lado, está el hospital Tongji, en China. Este hospital en Wuhan, donde se vieron los primeros brotes de coronavirus, aún se encuentra reclutando los primeros voluntarios para testear su vacuna, la ADNnCov. La empresa CanSino Biologics la ha desarrollado con la técnica de recombinación, que consiste en incorporar el virus en un cuerpo sano para desarrollar inmunidad. Este ensayo, que también se encuentra en fase 1, contará con la participación de 108 individuos de entre 18 y 60 años. Este grupo, más amplio que el aplicado por los estadounidenses, recibirá dosis bajas, medias y altas del Adn5-nCoV.

PUEDES VER Comunidad asiática en Estados Unidos es víctima de racismo tras expansión del COVID-19

Las precandidatas

En la carrera para obtener la vacuna contra el coronavirus también resaltan, aunque con menor avance, las compañías Generex Biotechnology y Medicago (vacuna de origen vegetal). Ambas estarían empezando la prueba en humanos a mitades de este año.

La alianza de las farmacéuticas Pfizer y BioNTech está desarrollando la vacuna BNR162 contra el coronavirus y proyectan el testeo para abril de 2020. Es el mismo tiempo que proyecta la compañía Novavax, que manifestó haber empezado recién con la prueba en animales en marzo.

También participan en esta avanzada científica las compañías Inovio Pharmaceuticals, CureVac, Vaxart, Imperial College of London, Takis Biotech, Johnson&Johnson y Altimmune. Este grupo empezará con los ensayos clínicos a mediados y finales del 2020 (ver recuadro).

PUEDES VER EE. UU. se está convirtiendo en el nuevo foco central del coronavirus, asegura la OMS

El boicot de Trump

Mientras los científicos se encuentran empeñados en encontrar la vacuna para desaparecer al COVID-19, el presidente Donald Trump exhortó a los estadounidenses a emplear el medicamento cloroquina, que se utiliza actualmente en pacientes con artritis, lupus o malaria.

A pesar de que no hay evidencia médica de que este medicamento funcione para combatir el coronavirus, la ansiedad de Trump y de sus asesores los ha llevado a sostener ante la Administración de Medicinas y Alimentos la pertinencia del fármaco.

“Ha existido durante mucho tiempo, así que sabemos que si las cosas no salen según lo planeado, (la cloroquina) no va a matar a nadie”, declaró Trump ante la prensa. Si bien médicos en China y otros países han empleado este método en pacientes con COVID-19, no han anunciado que se tenga una evidencia clínica sobre su efectividad.

PUEDES VER Trump ante pandemia del COVID-19: “es una crisis médica, no financiera”

La evidencia preliminar de células humanas que sugiere el fármaco no es suficiente. Por el contrario, puede desatar efectos adversos como convulsiones, náuseas, vómitos, sordera, cambios en la visión y baja presión arterial. Inclusive, CNN Noticias informó de tres nigerianos hospitalizados tras haberse intoxicado con este medicamento.

Otros medios internacionales también notificaron la muerte de un hombre en Arizona luego de que ingiriera fosfato de cloroquina. Su esposa se encuentra hospitalizada por el mismo motivo.

Pero además de la desinformación a la que han sido expuestos los estadounidenses, en una carrera aparte compiten los pacientes de lupus. Vía redes sociales, estos han manifestado que, debido a este impulso de Trump, se encuentran desabastecidos de medicamentos esenciales en su tratamiento. Los usuarios se mostraron preocupados: si a raíz de este despropósito se les exige tomar otros medicamentos más fuertes, su sistema inmunológico terminará siendo más vulnerable al coronavirus.

PUEDES VER Coronavirus: el caso estadounidense

El ejemplo de Trump ya ha sido tomado por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien ha solicitado aumentar la producción de cloroquina en su país. Los mandatarios no han entendido que, a estas alturas, querer sacarle ventaja a la ciencia es un desatino.

Tanto Trump como Bolsonaro en un principio subestimaron el impacto y la amplitud contagiosas del COVID-19, pero han tenido que retroceder porque aparentemente se han dado cuenta de que las cuestiones políticas, ideológicas y militares sirven de muy poco para derrotar a una enfermedad muy contagiosa.

De hecho, cuando estalló la pandemia de influenza en 1918 en un cuartel militar en Kansas, en la fase final de la Primera Guerra Mundial, las autoridades prefirieron ocultarla “para no bajar la moral de nuestras tropas”. Como resultado, la influenza se propagó por todo el mundo y causó hasta 100 millones de muertos. Por eso, los gobernantes siempre deben decir la verdad sobre una enfermedad.

PUEDES VER ¿El coronavirus sobrevive en superficies hasta 17 días?: el inquietante hallazgo en el crucero Diamond Princess

Liderazgos

En China. La epidemióloga y general del Ejército chino, Chen Wei (54), lidera el equipo de la Academia de Ciencias Médicas Militares que ya se encuentra próxima a experimentar con humanos. Esta científica también lideró la segunda fase de ensayos clínicos de la vacuna contra el ébola, en 2014.

En Estados Unidos. La holandesa Hanneke Schuitemaker encabeza la investigación en EEUU. Es jefe global de Descubrimiento de Vacunas Virales. Trabajó más de 20 años en VIH y es coautora de unas 300 publicaciones científicas revisadas por pares.

Acaparan medicamentos que Trump pidió usar contra virus

En EEUU, algunos profesionales de la salud están acumulando medicamentos promocionados por Trump como posibles tratamientos del coronavirus, según las Juntas de Farmacias.

El acaparamiento se ha vuelto tan preocupante en Idaho, Kentucky, Ohio, Nevada, Oklahoma, Carolina del Norte y Texas, que las Juntas han emitido restricciones o pautas sobre cómo dispensar los medicamentos en las farmacias.

PUEDES VER Trump acusó a China de limitar información sobre el coronavirus

Los medicamentos que se recetan incluyen los elogiados por Trump como posibles tratamientos innovadores para el virus. Ninguno ha sido aprobado por la FDA para ese uso. Algunos de ellos, como la cloroquina y la hidroxicloroquina, se usan para el lupus, la artritis y otras afecciones.

Carmen Catizone, directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Juntas de Farmacia, dijo que las juntas estatales en todo el país estaban “tratando de detener el acaparamiento y la prescripción inapropiada, pero equilibrando lo que los pacientes necesitan”.

La American Medical Association denunció la práctica. “La AMA está pidiendo se suspendan las prescripciones y pedidos inapropiados de medicamentos, incluida cloroquina o hidroxicloroquina”, dijo el Dr. Patrice Harris.

Las primeras restricciones fueron impuestas en Idaho. Allí, los pacientes que legítimamente necesitan esos medicamentos desean no tener restricciones para obtenerlos. (NYT)