Denunció la desaparición de su hijo de 11 años, pero la Policía lo halló responsable del asesinato

Investigación policial reveló que el padre le envió mensajes por Instagram para citarlo en una zona desierta de Tinguiririca, Chile. Al parecer, el hombre estaba celoso porque el niño se iría a vivir con su madre y su padrastro.

La Policía lo halló sospechoso del crimen tras encontrar a su hijo en un lugar poco accesible. (Captura: TVN Red O'Higgins)
La Policía lo halló sospechoso del crimen tras encontrar a su hijo en un lugar poco accesible. (Captura: TVN Red O'Higgins)
Mundo LR

El cadáver de un niño de 11 años, reportado como desaparecido el 9 de marzo, fue hallado por su mismo padre en la ribera del río Tinguiririca, en la ciudad de Palmilla, Chile.

Luis Díaz Espinoza, de 32 años, dio aviso a la Policía de Investigaciones (PDI) de la región de O’Higgins, desde donde se trasladaron hasta la zona para iniciar una serie de investigaciones y dar con el responsable del presunto crimen.

PUEDES VER: Madre e hijas fueron abusadas y drogadas por el mismo hombre

En la necropsia realizada al cuerpo del menor, los forenses encontraron múltiples heridas punzocortantes, por lo que dijeron que su muerte no era casual, sino que había sido víctima de un asesinato.

Luis Díaz Espinoza reportó la desaparición de su hijo de 11 años.

Según las declaraciones de Díaz Espinoza, su hijo había salido a pasear en bicicleta desde su casa en Palmilla, pero nunca retornó. El cuerpo del menor fue encontrado el último martes en la madrugada. El padre pidió que capturen al responsable del asesinato, pero un detalle lo convirtió en el principal sospechoso del caso.

Cuando Luis Díaz dio aviso a los efectivos policiales del hallazgo del cuerpo, no se percató que el lugar era erizado y de difícil acceso, hecho que causó la suspicacia de las autoridades.

PUEDES VER: Arrestan a padre que dobló el cuerpo y quebró las piernas a su hija de un mes

“El padre es la primera persona en llegar al lugar de los hechos y da cuenta a Carabineros del hallazgo del cuerpo, aseguraron desde la PDI al medio Meganoticias.

Ante las pruebas de ADN realizados a algunos objetos encontrado en el lugar, se halló como responsable al padre, quien fue capturado y trasladado a la institución policial, donde se declaró culpable de parricidio.

Durante su declaración, Díaz reveló que atacó a su hijo con un cuchillo por la espalda en reiteradas ocasiones. Además, confesó que le había enviado mensajes vía Instagram para que se reunieran en el río Tinguiririca. No obstante, el imputado le pidió al niño que borrara las misivas y no se los mostrara a nadie para evitar ser sorprendido.

La Fiscalía de O’Higgins formalizará el caso y acusará al padre del delito de parricidio, por el cual podría ser condenado a 15 años de prisión. Incluso, recibir cadena perpetua.

PUEDES VER: Niña pasó más de tres meses con un lápiz clavado en su glúteo

El fiscal jefe de Santa Cruz, Gabriel Meza, indicó que el cadáver fue hallado cerca de la 1:00 y las investigaciones vinculaban al hombre con el crimen.

María Cruz, tía del niño asesinado, aseguró a TVN Red O’Higgins que la familia “necesita justicia". "No sabemos por qué hizo eso. Espero que se haga justicia, necesitamos justicia para el niño”, pidió.

No se han obtenido mayores detalles del móvil del crimen, pero en medios locales ha trascendido que el menor vivía con abuela paterna y habría decidido irse a vivir con su madre y con su padrastro, lo que habría generado celos en su padre.