Presidente de El Salvador prohíbe el ingreso de iraníes a su país por coronavirus

Mundo LR

larepublica_pe

29 Feb 2020 | 9:33 h

Aquellos diplomáticos que intenten ingresar al país tendrán que someterse a una cuarentena de 30 días, según indicó el mandatario. Sin embargo, Irán no sería el único país vetado.

Mientras Brasil, país en el que se reportó el primer caso de coronavirus en América Latina, afirma que no cerrarán sus fronteras por ser una medida nada efectiva, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, ordenó este viernes prohibir la entrada al país de ciudadanos o personas provenientes de Irán como medida preventiva por la epidemia del COVID-19.

Este no sería el primer país vetado por el mandatario, que cuenta con más de un 50 % de aprobación en su país y una alta popularidad en Twitter.

PUEDES VER México ya se encuentra incluido en la lista de Google Maps de países con presencia de coronavirus

“Se ordena a @migracion_sv (Dirección General de Migración) la prohibición de entrada (al país) de personas provenientes o en tránsito de Irán (4to país con más casos de coronavirus)”, indicó el mandatario en su cuenta de Twitter.

Bukele agregó que si diplomáticos salvadoreños regresan a El Salvador desde Irán, estos “tendrán que entrar a cuarentena de 30 días”.

El gobierno salvadoreño también había tomado recientemente la decisión de prohibir el ingreso de personas provenientes de China, Corea del Sur e Italia.

PUEDES VER Los tipos de barba que podrían volver ineficaces las mascarillas frente al coronavirus

“De corazón esperamos que se contenga el virus pronto o se desarrolle una vacuna”, agregó el presidente Bukele, tras aclarar que la prohibición de ingreso al país de personas provenientes o en tránsito de Irán “es una medida estrictamente sanitaria” en donde “el único parámetro utilizado es la cantidad de casos reportados por país”, refirió.

Las autoridades sanitarias de El Salvador junto a otros organismos gubernamentales han redoblado las medidas de vigilancia en los puntos fronterizos terrestres, aéreos y marítimos de ingreso al país, a fin de detectar personas sospechosas de estar afectadas por el coronavirus.