El papa Francisco desde su ventana: “La guerra es fruto de las pasiones"

Mundo LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

16 Feb 2020 | 15:53 h
El papa critica que quienes hacen la guerra "no saben dominar sus pasiones". Foto: AFP.

Sumo pontífice habló sobre la tensión en Siria durante el Ángelus que presidió en el Palacio Apostólico.

Durante el Ángelus dominical, desde la plaza de San Pedro, el papa Francisco lamentó que quienes hacen la guerra en todo el mundo “no saben dominar sus propias pasiones” y defendió el cumplimiento de la Ley y de los mandamientos cristianos

“Dios nos educa en la verdadera libertad y responsabilidad con la Ley. Consiste en vivirla como un instrumento de libertad porque me ayuda a ser libre y a no ser esclavo de las pasiones y del pecado”, dijo Francisco a la feligresía.

PUEDES VER Papa Francisco: “Hay empresas que siembran la injusticia y crimen contra la Amazonía”

El pontífice afirmó en este sentido que los conflictos son de alguna manera una consecuencia de esas pasiones.

“Pensemos en las guerras, en las consecuencias de las guerras, pensemos en esa niña muerta de frío en Siria el otro día, tantas calamidades. Esto es fruto de las pasiones. La gente que hace la guerra no sabe dominar sus propias pasiones”, refirió.

El papa Francisco advirtió que “cuando se cede a las tentaciones y a las pasiones no se es dueño y protagonista de la propia vida sino que eso te hace incapaz de gestionarla con voluntad y responsabilidad”.

PUEDES VER Papa Francisco se niega a ordenar como sacerdotes a hombres casados

"Acogiendo la Ley de Dios en el corazón se comprende que, cuando no se ama al prójimo, uno se mata de alguna manera a sí mismo y a los otros, porque el odio, la rivalidad y la división matan la caridad fraterna que basa las relaciones interpersonales", sostuvo.

Tras el Ángelus, el pontífice saludó desde la ventana del Palacio Apostólico a los cientos de fieles de la plaza.

Estas declaraciones llegan tres días después de que recibiera en el Vaticano al expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, un encuentro privado y particularmente significativo tras haber pasado poco más de año y medio en la cárcel.