Dos perros pug murieron tras ser encerrados en una carpa a altas temperaturas

Mundo LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

12 Feb 2020 | 22:23 h
Los canes habían sufrido un golpe de calor. Fuente: foto referencial.
Los canes habían sufrido un golpe de calor. Fuente: foto referencial.

Los animales acompañaban a sus dueños durante una visita a un parque, cuando fueron introducidos en la tienda. El hecho ocurrió en Inglaterra.

Una pareja de Inglaterra ocasionó la muerte de sus dos perros pug al dejarlos encerrados dentro de una carpa durante más de ocho horas y en medio de temperaturas que bordeaban los 34 grados centígrados. Por este incidente, ambas personas han sido prohibidas de tener animales por cinco años.

Era julio del año pasado cuando Sarah Henniker, de 33 años, y TJ Gregory, de 28, visitaban un parque en compañía de Millie y Tito, sus dos canes de raza pug, a quienes depositaron en el interior de su carpa alrededor de las 9:00 a.m. (hora local).

PUEDES VER Fue llevado a otro país y obligado a mendigar 18 horas al día [VIDEO]

Cuando la pareja regresó a las 5:00 p.m., ambos animales ya habían fallecido. Los dueños envolvieron los cuerpos sin vida de los perros en bolsas de dormir con el fin de enterrarlos. Al ver esta escena, el personal de seguridad alertó a las autoridades y llevó los cadáveres a una zona segura, de acuerdo con el diario The Sun de Inglaterra.

Sarah Henniker con uno de sus perros. Fuente: Facebook.

La fiscal Lauren Bond aseguró que las mascotas, criadas por la pareja desde que eran cachorros, se habían “cocinado hasta la muerte” y mostraban señales de golpe de calor. Si bien la temperatura bordeaba los 34 grados centígrados aquel día, esta era mucho mayor en el interior de la tienda, donde ambos canes estaban encerrados.

PUEDES VER Difunden fotos del feminicidio de Ingrid Escamilla y usuarios de las redes muestran su rechazo

El citado diario recuerda que los ejemplares de la raza pug son más propensos a los golpes de calor, pues al ser braquicéfalos (tienen la cabeza achatada) se les hace más difícil refrescarse.

Ambos individuos admitieron causar sufrimiento innecesario a un animal protegido. Un juez de Inglaterra les prohibió tener mascotas por cinco años y les impuso órdenes comunitarias de 18 meses con 160 horas de trabajo no remunerado para cada uno.

Video Recomendado

Lazy loaded component