Dos gatas mueren tras ser encerradas dentro de un departamento en pésimas condiciones

Mundo LR

larepublica_pe

Las gatas pesaban menos de la mitad de lo normal. Fuente: foto referencial.
Las gatas pesaban menos de la mitad de lo normal. Fuente: foto referencial.

Ross Elliot, natural de Escocia, aisló por varios días a sus dos mininas Cheeky y Chilli en un domicilio en el que abundaban la basura y el excremento.

Un hombre de Glasgow (Escocia) dejó morir a dos gatitas encerradas en el interior de un departamento, en el que carecían de comida y vivían en medio de la basura y del excremento. Los cadáveres de los animales estaban llenos de pulgas y gusanos.

El descubrimiento fue hecho el 12 de marzo de 2019 por integrantes de la Sociedad Protectora de Animales de Escocia, quienes recolectaron evidencia del abandono en que se encontraban las gatas pese a que Ross Elliot, su dueño, afirmaba que ellas eran cuidadas por un amigo suyo.

PUEDES VER Cazador confunde a un hombre con un jabalí y lo mata de un disparo

Por varios días, miembros de la organización dejaron comida para las mascotas a través del buzón. Al ingresar al domicilio, ellos descubrieron que las mininas no tenían acceso al alimento pues estaban encerradas en un ambiente. Los inspectores encontraron muchas bolsas de basura en el lugar, de acuerdo con el diario Daily Record.

Dos gatas mueren tras ser encerradas dentro de un departamento en pésimas condiciones

Las dos gatas, Cheeky y Chilli, fueron halladas muertas e infestadas de pulgas y gusanos. Cada una pesaba alrededor de 1.4 kg, menos de la mitad del peso de un gato considerado saludable. Una de ellas fue encontrada dentro de un arenero lleno de heces, mientras la otra estaba cerca de un tazón de comida vacío.

PUEDES VER Captan a otro elefante llorando de dolor mientras es azotado por sus cuidadores [VIDEO]

Según los inspectores, ambas mascotas fallecieron “debido a una mezcla de deshidratación e inanición”. En el departamento había muchas cajas vacías de comida para gatos, y la única fuente de agua disponible era un balde de trapear “sucio y estancado”.

El dueño de las gatitas fue prohibido de tener animales por 12 meses, pero la Sociedad Protectora de Animales de Escocia afirma que la restricción debió ser de por vida, puesto que el hombre tuvo una prohibición anterior por dejar morir a un perro, lo que no impidió que volviera a maltratar animales.