ENCUESTA IEP - Elecciones 2022: Daniel Urresti lidera en Lima, López Aliaga y George Forsyth cerca FREDDY DÍAZ - Comisión vota hoy informe que decidirá futuro del parlamentario acusado de violación sexual

Pompeo promete “avances” en relación con Bielorrusia, la antigua república soviética

Tras un largo periodo de enfriamiento, recientemente se retomaron las relaciones entre Estados Unidos y Bielorrusia, enclavada entre Rusia y la Unión Europea.

"Somos el mayor productor de petróleo del mundo y todo lo que usted tiene que hacer es llamarnos", lanzó Pompeo. Foto: AFP.
"Somos el mayor productor de petróleo del mundo y todo lo que usted tiene que hacer es llamarnos", lanzó Pompeo. Foto: AFP.
Síguenos en Google News
Agencia AFP

Mike Pompeo, que se convirtió este sábado en el primer jefe de la diplomacia de Estados Unidos, prometió “avances reales” en la relación con Bielorrusia, cuya “soberanía” defendió pese a la dependencia de este país con Rusia.

Tras un largo periodo de enfriamiento, recientemente se retomaron las relaciones entre Washington y esta antigua república soviética, enclavada entre Rusia y la Unión Europea y antaño calificada de “última dictadura de Europa” por Estados Unidos.

PUEDES VER EE. UU. ha tenido “una cantidad de conversaciones” con Maduro sobre elecciones libres

“Confiamos en nuestra capacidad de realizar, juntos, avances reales en todas las dimensiones de nuestra relación”, declaró Mike Pompeo durante una reunión con el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko.

Por su parte, Lukashenko se congratuló por la visita. “Está muy bien que usted haya tomado riesgo de venir a Minsk después de los varios malentendidos entre Bielorrusia y Estados Unidos”, declaró.

Durante una rueda de prensa junto a su par bielorruso Vladimir Makei, Mike Pompeo destacó el “paso sólido hacia la mejora de las relaciones y de los vínculos más estrechos” y afirmó querer ayudar a que Bielorrusia, un país muy dependiente de Moscú, “construya su propio país soberano”.

Asimismo, sostuvo que Estados Unidos está dispuesto a "aportar el 100% del petróleo necesario a precios competitivos", en un contexto de disputas entre Minsk y el Kremlin por su abastecimiento de energía, que llevó a Bielorrusia a buscar nuevos proveedores.

“Somos el mayor productor de petróleo del mundo y todo lo que usted tiene que hacer es llamarnos”, lanzó Mike Pompeo.

"Somos el mayor productor de petróleo del mundo y todo lo que usted tiene que hacer es llamarnos", lanzó Pompeo. Foto: AFP.

La visita se enmarca en una gira de varios días por los países que antaño formaban parte de la Unión Soviética. Empezó en Ucrania y terminará en Kazajistán y Uzbekistán, aliados cercanos de Rusia.

“Normalizar” las relaciones

Washington desea "normalizar" sus relaciones con Minsk, mientras que el presidente bielorruso trata de reducir su dependencia respecto a Rusia, que es además su principal proveedor de energía. Un enfoque en absoluto compartido por Moscú que, al contrario, quiere estrechar lazos, con miras a una eventual unificación de ambos países.

PUEDES VER Mike Pompeo en Colombia: ‘Milicias de Hezbollah encontraron refugio en Venezuela’

Rusia es el principal acreedor de Bielorrusia, que a finales de 2018 tenía una deuda de 7.520 millones de dólares con Rusia.

Estados Unidos y Bielorrusia no han intercambiado embajador desde 2008, a raíz de unas sanciones económicas impuestas por Washington dos años antes para protestar por unas elecciones "fundamentalmente no democráticas" y por la represión política. Las sanciones fueron levantadas parcialmente en 2016.

En su intervención, Mike Pompeo aseguró que “tendremos un embajador aquí próximamente”, viendo en Bielorrusia “una gran oportunidad” para las empresas estadounidenses.

Al ser preguntado por el escaso respeto de los derechos humanos en Bielorrusia, Mike Pompeo afirmó que Minsk efectúa “avances reales” aunque reconoció que “queda trabajo por hacer” y que, sin “nuevos avances” no se retirarán las sanciones.

En agosto de 2019, el entonces consejero estadounidense para la Seguridad Nacional, John Bolton, se reunió con Lukashenko en Minsk y ambos acordaron “abrir un nuevo capítulo” en las relaciones bilaterales.