“Autoprotección” para frenar ola de asesinatos de ex-Farc

28 Ene 2020 | 5:08 h
Adiós a las armas. Imagen de archivo de la entrega de armas de milicianos de las FARC. Muchos de ellos fueron luego asesinados en Colombia.
Adiós a las armas. Imagen de archivo de la entrega de armas de milicianos de las FARC. Muchos de ellos fueron luego asesinados en Colombia.

Colombia. El Gobierno anunció medidas de seguridad para los desmovilizados de las FARC centradas en la “autoprotección”, luego de tres asesinatos reportados este mes.

Bogotá. EFE

Una de las decisiones que se tomó “es acelerar los cursos de capacitación en autoprotección”, explicó el alto consejero para la Estabilización y Consolidación, Emilio Archila, al finalizar una reunión de la Mesa de Articulación Institucional sobre seguridad de los excombatientes.

El anuncio del Gobierno tiene lugar tras los asesinatos este mes de los exguerrilleros Jhon Fredy Vargas Rojas, en Pitalito (Huila); Hober Arias Giraldo, en Dabeiba (Antioquia); y Benjamín Banguera Rosales, en el convulso departamento del Cauca (suroeste).

PUEDES VER Asesinan en Colombia a otro líder indígena: ya suman 19

Además, la Misión de Verificación de la ONU concluyó que 2019 fue “el año más violento” para los exguerrilleros de las FARC que se acogieron al acuerdo de paz, con 77 asesinatos, frente a 65 en 2018 y 31 en 2017.

El Gobierno asegura que aunque actualmente se aplican medidas de protección a más de 8.900 excombatientes que están fuera de los antiguos Espacios de Reincorporación, esa población dispersa en unos 522 municipios constituye el “mayor desafío” de seguridad ya que habitan en zonas con presencia de diferentes grupos armados ilegales.

Por ello, según Archila, se contemplan nuevas acciones con un plan de soporte y acompañamiento de la Policía.

PUEDES VER Más de 500 líderes sociales han sido asesinados en Colombia desde el 2016 [FOTOS]

“El 5 de febrero nos reuniremos con 180 alcaldes y 20 gobernadores de las zonas donde se concentra la mayor parte de los excombatientes para analizar más de 40 acciones específicas para el fortalecimiento de medidas de protección particularizadas e individualizadas de acuerdo a la situación en cada una de las regiones”, agregó.

En lo corrido de este mes, el partido colombiano Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), surgido de la antigua guerrilla, ha acentuado sus denuncias por el asesinato y amenazas contra los desmovilizados y la “indiferencia” del Gobierno.

PUEDES VER Asesinato de otra líder social indigna en Colombia

A ello se sumó el plan para atentar contra el líder de FARC, Rodrigo Londoño, conocido como “Timochenko”, que la Policía colombiana dijo a comienzos de enero haber impedido y que la ONU consideró que ilustra los riesgos que corre el proceso de paz colombiano.

“Son más de 180 excombatientes asesinados ante la mirada indiferente de un Gobierno que, además, incumple con lo pactado para la adecuada reincorporación de la familia fariana”, dijo hoy Jairo Cala, representante a la Cámara por el partido FARC.

Cala mencionó la muerte del desmovilizado Dimar Torres Arévalo, ocurrida en 2019 en la región del Catatumbo (este), por laque es acusado el teniente coronel retirado del Ejército Jorge Armando Pérez Amézquita.

PUEDES VER Colombia investiga si 50 cadáveres hallados en fosa común son por ejecuciones extrajudiciales

“No más asesinatos de firmantes de la paz y líderes sociales, el caso de Dimar Torres es solo uno entre cientos. El Gobierno de Iván Duque debe dejar de ser indiferente y torpedear el acuerdo de paz, debe comprometerse a defender la vida, como lo exige la gente en las calles”, agregó.

ONU: Crímenes son amenaza para la paz

- Para la Organización de las Naciones Unidas, que supervisa la implementación de los acuerdos entre el Gobierno y las FARC, los repetidos ataques contra excombatientes y líderes sociales siguen siendo la principal amenaza para la consolidación de la paz.

- En este sentido coincidió Rodrigo Londoño (a) “Timochenko”, quien afirmó que “la reconciliación debe ser impulsada por el Gobierno para sacar la violencia del ejercicio de la política, desde el diálogo y la acción de la comisión de garantías, para trazar estrategias y detener los asesinatos contra los firmantes de la paz”.