Adolescente sufre de dolores "como quemaduras” al moverse o ser rozada por el viento

Mundo LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

12 Ene 2020 | 23:20 h
La joven asegura que hay días en los que hasta el peso de una frazada le causa dolor. Fuente: foto referencial.
La joven asegura que hay días en los que hasta el peso de una frazada le causa dolor. Fuente: foto referencial.

Moana Ruhfass presenta una condición que le ocasiona sensaciones que los expertos definen como más dolorosas que un parto.

Una adolescente de Australia sufre una rara condición que le provoca un dolor intenso, descrito como “similar al fuego”, al más mínimo contacto incluso del viento o de una gota de agua.

Moana Ruhfass practicaba atletismo de niña cuando sufrió un esguince de tobillo, cuyo dolor empeoró y se propagó a su pierna, cadera y hombro.

PUEDES VER Niña pierde la visión luego de contraer la gripe, contra la cual no estaba vacunada

La muchacha comenzó a experimentar dolores insoportables, que a los 11 años descubrió por un doctor que se trataba del Síndrome de Dolor Regional Complejo, una anomalía neurológica del sistema nervioso central que causa sensaciones parecidas a quemaduras, puñaladas, disparos y punzadas.

“Puede llegar al punto en el que ni siquiera puedo soportar el viento en mi piel o moverme”, señala Moana, ahora con 16 años. “En ocasiones ni siquiera puedo meter mi pie en la ducha porque aún una gota de agua me haría gritar”, señaló al diario Daily Mail.

El dolor producido por esta condición es descrito por la escala McGill como peor que el de un parto. El síndrome también es conocido como “la enfermedad suicida”, pues el 40% de quienes lo sufren llegan al punto de quitarse la vida.

PUEDES VER Justicia deja libre a hombre que golpeó a su exnovia hasta hacerla perder el sentido del olfato

La adolescente también sufre de convulsiones que pueden durar hasta tres horas y media, y su dolor la obliga en ocasiones a tomar somníferos para dormir. Ella señala que hay días en los que no puede soportar siquiera ser tocada y en que el peso de una frazada le causa dolor, aunque no tanto como el de estar parada.

Manfred, padre de la joven, asegura que ella ha perdido las esperanzas de mejorarse y, con ello, las ganas de vivir. Él busca los recursos para que su hija pueda ser tratada en una clínica de Arkansas, Estados Unidos, con el fin de eliminar su dolor.

Video Recomendado

Lazy loaded component