Exmagnate de Nissan y Renault huye del Japón al Líbano

La República

larepublica_pe

31 Dic 2019 | 20:16 h
Exmagnate de Nissan y Renault huye al Líbano tras ser acusado de malversación financiera
Exmagnate de Nissan y Renault huye al Líbano tras ser acusado de malversación financiera

Huida. Carlos Ghosn es acusado de malversación financiera y se encontraba bajo arresto domiciliario. Todopoderoso jefe de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi sorprende con su fuga hasta a su abogado. El gobierno nipón expresa su sorpresa por su partida.

Golpe de efecto de Carlos Ghosn. El expresidente ejecutivo de Renault y Nissan, que se hallaba bajo arresto domiciliario en Tokio a la espera de ser juzgado, confirmó el martes que está en Líbano, donde espera hablar en los próximos días.

Las circunstancias de su salida de Japón, donde la justicia le acusa de malversación financiera, siguen siendo oscuras.

PUEDES VER Un ‘barco fantasma’ aparece en Japón con cuerpos y cabezas cercenadas

“Ahora estoy en Líbano. Ya no soy rehén de un sistema judicial japonés parcial donde prevalece la presunción de culpabilidad”, escribió Ghosn, que posee triple nacionalidad libanesa, francesa y brasileña, en un documento transmitido por su portavoz.

“No he huido de la justicia, me he liberado de la injusticia y de la persecución política. Por fin puedo comunicarme libremente con los medios, lo que haré a partir de la próxima semana”, agregó este empresario de 65 años, con casa en Beirut.

Una fuente indicó que los abogados de Ghosn no estaban al tanto de su huida de Japón, y desmintió la información de la TV libanesa que habría escapado escondido en una caja de instrumentos de música.

De acuerdo con el diario libanés al-Jumhuriya, el que fuera todopoderoso jefe de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, llegó a Beirut en un avión procedente de Turquía.

El ministerio de Relaciones Exteriores francés indicó por su parte, en un comunicado, que el gobierno “se enteró por la prensa” de la llegada de Ghosn a Líbano, y que las autoridades francesas “no fueron informadas de su salida ni tenían conocimiento alguno de las circunstancias” de la misma.

El abogado principal de Ghosn dijo estar “estupefacto” por la noticia y aseguró que se enteró “por la televisión” que su cliente había salido de Japón.

Se trata de un giro inesperado del caso del magnate del automóvil caído en desgracia, que debía ser juzgado en Japón a partir de abril de 2020.

Exteriores de Líbano destacó por su parte que Ghosn “entró legalmente” al país, lo que confirmó la Dirección General de Seguridad en un comunicado, confirmando que nada “lo exponía a acciones judiciales”. Una fuente de seguridad libanesa informó que Ghosn llegó esposa Carole. Según su equipo de comunicación, Ghosn llegó el lunes al aeropuerto de Beirut.

Desde su arresto, el 19 de noviembre de 2019 en Tokio, sus abogados y su familia denunciaron las condiciones de detención, el trato que le dispensan y la forma en la que la justicia japonesa lleva a cabo el procesamiento. Fue liberado bajo fianza en abril, pero con estrictas condiciones: tenía prohibido ver o contactar a su esposa Carole. Según su equipo de comunicación, Ghosn pedía “el levantamiento total” de las diversas prohibiciones impuestas, considerándolas “excesivas, crueles e inhumanas”.

Quien fuera aclamado como “el salvador de Nissan” después de su llegada al grupo japonés en 1999 ha pasado un total de 130 días en la cárcel desde noviembre de 2018.

Asegura que es víctima de un “complot”

Ghosn, otrora el presidente ejecutivo mejor pagado de Japón, se enfrenta a 4 cargos: dos por ingresos diferidos no declarados a las autoridades bursátiles por Nissan (también procesado por ello) y por abuso de confianza agravado.

Fue cesado como presidente de Nissan y Mitsubishi tras su arresto hace 13 meses. Dimitió de la presidencia de Renault, antes de abrirse otras investigaciones contra él en Francia.

Frente a este caso, Carlos Ghosn denunció un “complot” por parte de Nissan para impedir un proyecto de integración con Renault.

Las acusaciones están “motivadas políticamente”, se defendió.