EN VIVO - Perú vs. Brasil: sigue el minuto a minuto del partido por el oro en los Panamericanos Junior 2021

Identifican cadáver decapitado: era un asesino fugitivo hace más de un siglo

Los investigadores revelaron que los restos correspondían a Joseph Henry Loveless, un forajido que huyó de la cárcel tras asesinar a su esposa.

Joseph Henry Loveless había sido visto por última vez en 1916. Fuente: AP.
Joseph Henry Loveless había sido visto por última vez en 1916. Fuente: AP.
Mundo LR

Los restos descubiertos en una cueva de Idaho (Estados Unidos) en 1979 y 1991 han sido finalmente identificados como los de Joseph Henry Loveless, un forajido que vivió hace más de 100 años y que fue visto por última vez luego de escapar de la cárcel donde fue enviado por el asesinato de su esposa, informó este martes la Oficina del Sheriff del condado de Clark.

En agosto de 1979, una familia descubrió un torso masculino en una cueva cerca del pueblo de Dubois. Doce años después, se hallaron una mano momificada, un brazo y dos piernas en el mismo sistema de cuevas.

PUEDES VER Hombre rapta a exesposa y tortura a la mascota hasta dejarlo agonizando [VIDEO]

Estos restos fueron identificados con el apoyo de la organización DNA Doe Project, que emplea la genealogía forense para identificar a personas fallecidas. La confirmación se dio luego de comparar el ADN de los despojos con el de un nieto de 87 años del hombre.

Los investigadores piensan que Loveless habría sido asesinado y desmembrado a los 46 años, poco después de escapar de la cárcel en mayo de 1916. Dichos restos se conservaron en la cueva durante 63 años, indican.

PUEDES VER Celebraron Año Nuevo con disparos al aire: mujer acabó muerta por bala perdida

El hombre había sido arrestado bajo el nombre de “Walter Currans” el 5 de mayo de 1916, luego de asesinar a su esposa con un hacha y en presencia de dos de sus hijos. Poco después, él escapó de la prisión usando una sierra que había escondido en su zapato.

El sujeto ya había sido enviado a la cárcel en dos oportunidades previas por contrabando de licores. En una de ellas escapó serruchando los barrotes de su celda; en la otra, deteniendo el tren que lo trasladaba a prisión. El caso sigue abierto al desconocerse quien asesinó a Loveless.