Sídney inicia el 2020 en medio de incendios forestales y fuegos artificiales [FOTOS]

Mundo LR

larepublica_pe

01 Ene 2020 | 13:39 h
Sídney recibió al 2020 con fuegos artificiales. (Foto: AFP)
Sídney recibió al 2020 con fuegos artificiales. (Foto: AFP)

Mientras que en un lado del país un incendio arrasa gran parte de los bosques, en otra se llevó a cabo el impresionante espectáculo de Año Nuevo.

La ciudad más grande de Australia, Sídney, continuó con la tradición de recibir el 2020 en medio de fuegos artificiales. Una decisión que causó polémica entre los propios habitantes del país y que hizo peligrar la realización del popular espectáculo debido a la ola de incendios que asolan al territorio australiano.

La exhibición de pirotecnia realizada en Sídney marca el inicio de las celebraciones de Año Nuevo en todo el mundo. Así, en la bahía de esta ciudad, miles de habitantes y turistas se dan cita para observar el despliegue de un deslumbrante juego de luces. Sin embargo, este año, dicha celebración pudo ser cancelada.

Lazy loaded component
PUEDES VER Incendio en Australia: bombero rescata a seis koalas que encontró abrazados [FOTOS y VIDEO]

Y es que un gran sector de la población, conscientes de la realidad del país en relación a los incendios forestales, recolectó 280 mil firmas para evitar que este evento se lleve a cabo. Además, como parte de la petición, solicitaban que los más de 4 millones de dólares que se invierten cada año en los fuegos artificiales sean utilizados para hacer frente a esta situación.

Las autoridades rechazaron el pedido y alegaron que las ganancias obtenidas en la exhibición suponen más ingresos para combatir los incendios. “Nos hemos comprometido en aprovechar el enorme poder del evento para recaudar más dinero para combatir la sequía y los incendios en las comunidades afectadas", expresó Clover Moore, alcalde de la ciudad, a la agencia AFP.

Por su parte, los bomberos de la zona informaron que, al realizarse sobre el agua, los fuegos artificiales no suponían ningún riesgo. Un millón de personas fueron testigos de cómo las bengalas iluminaban el cielo australiano por un promedio de 12 minutos.