VIRUELA DEL MONO - Últimas noticias sobre los casos que se reportan en el mundo RETIRO AFP - Todo lo que debes saber sobre la ley firmada ayer por Pedro Castillo

Liberan a hombre que abusó sexualmente de sus dos hijas cuando tenían entre 5 y 13 años

El juez decidió que viva en un alojamiento “lejos de cualquier niño”, ya que según el diagnóstico de sus psiquiatras, el agresor podría reincidir en abuso sexual.

El agresor, de 80 años, tendrá que vivir bajo supervisión al considerarse un preso de alto riesgo. (Foto: referencial)
El agresor, de 80 años, tendrá que vivir bajo supervisión al considerarse un preso de alto riesgo. (Foto: referencial)
Mundo LR

Un hombre de 80 años ha sido liberado de prisión tras cumplir condena por haber abusado de sus hijas y de otras dos niñas. Aunque tendrá que vivir en un alojamiento supervisado en Queensalnd, Australia, ya que sus psiquiatras no descartan una reincidencia, según informa Brisbane Times.

Los hechos ocurrieron en 1973, cuando el abusador tenía 34 años y se prolongaron hasta 1985. El prisionero había abusado sexualmente de sus dos hijas cuando ellas tenían entre 5 y 13 años. Además, dos otras niñas también fueron víctimas del pedófilo. Él creyó que una de ellas, de entre 9 y 15 años, era su hija.

PUEDES VER: Detienen a madre que explotaba sexualmente a su hija con discapacidad mental

Tras comprobarse las agresiones, el hombre fue condenado a 12 años de cárcel en octubre de 2008 y se decidió que su liberación sea para julio del 2019, luego de considerar el tiempo que ya había estado cumpliendo en prisión cuando esperaba su sentencia.

Una aparente demencia comenzó a deteriorar la salud del delincuente en 2012. Ese mismo año tres psiquiatras lo examinaron y calificaron de moderado a alto el riesgo que reincidiera en sus delitos, por lo que se determinó su traslado a un alojamiento con resguardo, lejos de cualquier niño, además de una orden de supervisión.

PUEDES VER: Niño pide lupa como regalo de Navidad y termina incendiado el jardín de su casa [VIDEO]

El juez Peter Davis, quien le dio la libertad, aceptó las consideraciones de los médicos por lo que determinó que, si bien el delincuente no puede quedar libre para vivir en sociedad, “puede y debe ser puesto en libertad bajo supervisión en un entorno seguro donde no tenga acceso a niños”.