Niño belga que está a punto de graduarse en la universidad revela su ‘secreto’

Tiene solo 9 años y está a punto de terminar su carrera en Ingeniería Eléctrica. Se trata de Laurent Simons, quien explica cómo hizo posible este rápido avance académico.

Laurent empezó  a estudiar a los 6 años.
Laurent empezó a estudiar a los 6 años.
Mundo LR

En la ciudad belga de Ostende vive Laurent Simons, un niño de apenas 9 años que está estudiando ingeniería eléctrica en la Universidad Tecnológica de Eindhoven, en los Países Bajos.

Sorprendentemente, Laurent está a punto de graduarse. Pero eso no es todo, también piensa llevar un doctorado y realizar su segunda carrera en Medicina. ¿Cómo lo hizo?

PUEDES VER: Tiene 9 años y está a punto de graduarse en Ingeniería Eléctrica

A través de una entrevista realizada para la BBC, el ‘joven genio’ explicó que la clave de su éxito se basó en su rápido avance. Desde los seis años ya estaba en la secundaria.

“Hice el primer año de mi escuela primaria y luego fue cada vez más rápido. Hice los cinco años restantes en un año. Hice mi escuela secundaria en un año y medio. Y en la universidad avanzo un curso todas las semanas”, cuenta Laurent.

Prodigioso intelecto

Pese a que parece fácil decirlo, no lo es. Gran parte del acelerado avance del niño se debe a su inteligencia. Y es que Laurent posee un coeficiente de 145, bastante superior a cualquiera de su edad (fluctúa entre los 85 y 115).

Por esta razón, según los test de inteligencia, él es un niño ‘superdotado’. Su memoria es fotográfica y tiene un don para absorber rápidamente los conocimientos.

De hecho, los abuelos de Laurent ya se habían dado cuenta de esto, pero sus padres creyeron que era una exageración. Fue cuando pisó un salón de clases que por fin se convencieron de que en realidad tenían como un hijo ‘genio’.

PUEDES VER: Despiden a trabajador de Popeyes por permitir que su hijo manipulara un pollo crudo [VIDEO]

“Los profesores le daban tareas extra, pruebas extra, y él las resolvía muy rápido”, afirma Alexander, el progenitor del menor. “Lo hizo todo realmente rápido. En Bélgica la escuela primaria son seis años y él la completó en dos”, agregó.

Futuro prometedor

La secundaria fue aún más ‘rápida’, cuenta Alexander. En solo año y medio la terminó. “Mientras los otros niños iban párrafo a párrafo, o página a página, él iba libro tras libro", aseguró.

Laurent continúa apuntado a más retos. Además de seguir otra carrera, él quiere crear órganos artificiales. Ama jugar con robots, pero no como pasatiempo, sino como algo más ambicioso.

"Mi objetivo es realmente extender la vida, reemplazar partes de seres humanos por tecnología, por ejemplo, órganos artificiales y brazos de robots, piernas de robots, cosas así", explicó Laurent.

La razón, dice el niño, quiere hacerlo para otras personas, “para sus abuelos”.