Acude a salón para hacerse manicura y termina con las uñas infectadas por hongos

La mujer de Carolina del Norte denunció que, el polvo utilizado en el procedimiento le perjudicó gravemente sus manos dejándole los dedos hinchados.

Redactor Atom
16 Nov 2019 | 16:50 h

Un inusual hecho causó el asombro de los habitantes de Greensboro, Carolina del Norte, Estados Unidos, por el caso de una mujer que terminó con los dedos infectados de ambas manos tras hacerse una manicura.

La joven que se identificó como Bethany denunció que, acudió al local de belleza para someterse al arreglo de sus uñas, sin imaginar que, acabaría llenas de pus, sangre y con los dedos hinchados. Al notar que, sus manos tenían una rara reacción, una semana después de haber acudió al salón, fue inmediatamente al médico, quien le diagnosticó que, tenía una infección micótica, es decir, infección por hongos.

PUEDES VER Hijo de pareja vegana muere desnutrido por una dieta de solo frutas y verduras

Bethany no quiso dar el nombre del local donde se realizó la manicura, pero dijo estar segura que el polvo utilizado le perjudicó gravemente sus manos. Al parecer, se contagió con los hongos luego de haber sumergido los dedos en la misma sustancia que otros clientes también habían usado.

La manicura, por inmersión, es una técnica de uñas en la que una persona recoge un polvo de color y luego sumerge sus uñas en un frasco. Luego, el técnico cepilla el exceso de polvo, aplica una capa protectora en la punta y repetirá hasta que el esmalte se haya endurecido. El tratamiento al que Bethany se sometió no habría contado con los estándares de sanidad necesarias.

En declaraciones a WFMY, Bethany dijo que no se ha demostrado que la manicura haya sido la causa definitiva, pero también cree que fue el corte en la uña lo que provocó que sus manos se infectaran. Aseguró que, la manicurista accidentalmente le cortó uno de sus dedos, pero sus uñas todavía estaban sumergidas en el contenedor de polvo.

“Me di cuenta de que una semana más tarde aparecían pequeñas manchas alrededor de mis uñas y probé cremas de venta libre y luego las empapé en alcohol y peróxido y seguía empeorando”. Ante la mala experiencia, Bethany aseguró que nunca volverá a realizarse un tratamiento en un salón de belleza.

Video Recomendado