Lazy loaded image

Acusan a tres profesoras por haber maltrato a un niño autista hasta causar su muerte

El menor de edad estudiaba en una escuela en Estados Unidos. Las maestras implicadas en su fallecimiento lo golpearon durante casi dos horas por mostrar un “comportamiento violento”.

Redactor Atom
14 Nov 2019 | 13:48 h

Max Benson era un pequeño de 13 años con autismo, que iba a una escuela en el estado de California, en Estados Unidos. Su muerte indignó a los pobladores de la zona porque las imputadas son las profesoras de la institución educativa.

Las tres pedagogas del instituto Guiding Hands tienen cargos de homicidio involuntario por la muerte de Max Benson, a quien sometieron a castigos físicos por un par de horas aproximadamente por presentar un comportamiento agresivo dejándolo inconsciente.

PUEDES VER Niño con autismo fue hallado deambulando esta noche en el Jockey Plaza

Las implicadas por la muerte del niño son la directora ejecutiva y administradora Cindy Keller, la directora Staranne Meyers y la maestra de educación especial Kimberly Wohlwend. Las mismas que protagonizaron una reacción violenta y abusiva contra Benson.

La muerte del pequeño Max ocurrió el 28 de noviembre de 2018 luego de que el personal de la escuela, las directoras y la maestra, lo redujeran a la fuerza por un supuesto comportamiento inapropiado que mostró el niño con autismo.

Al quedar inconsciente, uno de los profesores de la institución le realizó el ejercicio de reanimación pulmonar. Como no reaccionaba a las maniobras fue llevado con vida al hospital UC Davis, en Estados Unidos, donde dejó de existir después de dos horas por un fallo orgánico múltiple y un paro cardíaco.

PUEDES VER Una adorable mamá cumple el sueño de su hijo con autismo: ser una princesa de Disney

Por el cruel suceso, la familia de Max Benson denunció ante las autoridades que el personal del colegio llamó al servicio de emergencias media hora después de que quedara inconsciente. Perdiendo minutos valiosos para tener la posibilidad de salvarle la vida.

Por el fallecimiento del menor, varios exalumnos y padres de niños con necesidades especiales denunciaron públicamente que la violencia con alumnos era una práctica muy recurrente por las educadoras y directoras del centro educativo en Estados Unidos.

Los padres de la víctima y los apoderados de los demás pequeños, alumnos del instituto Guiding Hands, presentaron una demanda ante los tribunales contra la institución educativa, en consecuencia, de esta acción legal la escuela cerró sus puertas.

Video Recomendado

Lazy loaded component
Lazy loaded component