Sarah Barrass y Brandon Machin, padres de los niños. Ambos fueron condenados a un mínimo de 35 años de prisión. Fuente: Policía de Yorkshire del Sur.

Hermanos tienen seis hijos y asesinan a dos de ellos para que no descubran su incesto

Sarah Barrass y Brandon Machin también planeaban deshacerse de los otros cuatro niños. Estos hechos ocurrieron en Inglaterra.

Mundo LR
13 Nov 2019 | 12:12 h

Sarah Barrass y su medio hermano Brandon Machin mataron a dos de sus hijos y pensaban hacer lo mismo con los otros cuatro, ante los temores de que se descubriera su relación de incesto. Los hechos tuvieron lugar en Sheffield, Inglaterra.

La policía de Yorkshire del Sur detalló que la pareja tenía relaciones sexuales en secreto desde que eran adolescentes. Ambos temían que los servicios sociales pasaran a cuidar de sus hijos si es que se descubrían que ambos padres habían cometido incesto, por lo que pensaron en eliminar a los seis pequeños.

PUEDES VER Encerró a sus hijos por más de once años y se suicidó tras escape de uno de ellos

Según detalles que se dieron a conocer ante un tribunal y que recoge The Sun, el 23 de mayo los dos hermanastros forzaron a los menores a ingerir píldoras de medicamentos para el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad, en una dosis que ellos esperaban los mataría esa noche; sin embargo, el plan falló.

Luego trataron de estrangular a sus pequeños y colocarles bolsas de plástico en sus cabezas “para asegurar su muerte”. Esto resultó en el deceso de Tristan, de 13 años, y de Blake, de 14.

A continuación, ambos intentaron ahogar en una bañera al menor de sus hijos, lo cual fracasó también, por lo que Barrass se atrincheró con los cuatro niños sobrevivientes y llamó a la policía. Ella le dijo a la autoridad que, luego de la muerte de los cuatro mayores, planeaba acabar con la vida de los dos menores y luego con la suya propia.

PUEDES VER Prisión para hombre drogado que mordió y causó graves heridas a bebé recién nacido

Semanas antes de las muertes, la madre publicó en redes sociales mensajes que llamaron la atención de los medios. En uno citaba a Stephen King: “El homicidio es como las frituras: no puedes parar con solo uno”. Otro mostraba una imagen de la muerte, con la leyenda “Voy por ti”.

Los dos padres fueron sentenciados por un tribunal a un mínimo de 35 años de cárcel.

Video Recomendado