ALERTA - Junta de Portavoces presenta moción para expresar “extrañeza y malestar” contra Zoraida Ávalos

Lula da Silva y Maduro condenan “golpe de Estado” contra Evo Morales en Bolivia

Mundo LR

larepublica_pe

10 Nov 2019 | 17:46 h
Morales fue uno de los aliados más cercanos a Maduro (i). Foto: difusión
Morales fue uno de los aliados más cercanos a Maduro (i). Foto: difusión

Lula da Silva criticó que la élite económica latinoamericana "no sepa cómo vivir con la democracia y la inclusión social de los más pobres”.

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, deploraron este domingo el “golpe de Estado” contra el presidente de Bolivia, Evo Morales, quien renunció a su cargo después de casi 14 años en el poder tras la exigencia de múltiples sectores.

“Acabo de escuchar que hubo un golpe de Estado en Bolivia y nuestro compañero Evo Morales se vio obligado a renunciar”, escribió el ex jefe de Estado brasileño en su cuenta verificada de Twitter.

PUEDES VER: Nuevas elecciones en Bolivia EN VIVO: Evo Morales renuncia a la presidencia [VIDEO]

Lula, recientemente excarcelado, consideró “lamentable” que en América Latina la élite económica "no sepa cómo vivir con la democracia y la inclusión social de los más pobres”.

Lazy loaded component

“Condenamos categóricamente el golpe de Estado consumado contra el hermano presidente Evo Morales”, manifestó Maduro en la red social poco tiempo después del anuncio del líder del Movimiento al Socialismo (MAS).

En el mismo mensaje sostuvo que “los movimientos sociales y políticos del mundo nos declaramos en movilización para exigir la preservación de la vida de los pueblos originarios bolivianos víctimas del racismo”.

De esa forma continuó la línea planteada por Morales durante sus declaraciones al momento de anunciar su renuncia. “Mi pecado es ser dirigente sindicalero e indígena. Mi pecado es ser quizás cocalero”, expresó en compañía del vicepresidente Álvaro García Linera, quien también dimitió.

Lazy loaded component

Morales apreció en la televisión para anunciar su renuncia, tras lamentar un “golpe cívico” y que la Policía se hubiera replegado a sus cuarteles en los últimos días. Mientras que este domingo los efectivos, junto a las Fuerzas Armadas, pidieron que dejara su cargo.

“Mi lucha continúa, pero tengo la obligación de buscar la paz. Duele mucho que entre bolivianos estemos enfrentados”, señaló Morales, en referencia al estallido social que se registró en los últimos días.

La renuncia de Morales fue saludada con vítores de manifestantes en las calles de La Paz, mientras en los barrios surgían las primeras caravanas de automovilistas con banderas y gritos de celebración, hacia el centro urbano donde comenzaban a levantarse los bloqueos que habían paralizado la urbe en los últimos días.