La Sonda Voyager 2 de la NASA lleva 42 años viajando por el espacio. Foto: Sciencephoto.
La Sonda Voyager 2 de la NASA lleva 42 años viajando por el espacio. Foto: Sciencephoto.

Voyager 2, la sonda que lleva 42 años viajando y se adentra en lo desconocido

Lleva 42 años viajando, y hace un año se adentró en el espacio interestelar. Ahora, los científicos presentan los increíbles hallazgos de nuestro veterano mensajero.

Agencia AFP
05 Nov 2019 | 13:40 h

Tras ser lanzada por la NASA, la sonda Voyager 2 abandonó la órbita de la Tierra en 1977, un mes antes de su gemela Voyager 1, pero tardó siete años más en alcanzar el límite exterior de la heliosfera (el campo que envuelve al Sistema Solar) a unos 18 mil millones de kilómetros de distancia.

La veterana viajera nos ha entregado un tesoro de datos más allá de la “burbuja solar” que envuelve la Tierra y nuestros planetas vecinos, informaron científicos el lunes.

Pero por cada misterio que la Voyager 2 ha resuelto sobre los vientos solares, los campos magnéticos y los rayos cósmicos que rodean el límite entre el espacio interestelar y la esfera de influencia del Sol, ha surgido uno nuevo.

PUEDES VER Euclid, el satélite que mapeará el universo para, por primera vez, encontrar energía y materia oscura

En forma de algo así como una manga de viento en una brisa fuerte, la heliosfera está formada por el campo magnético del Sol y los vientos solares que pueden alcanzar velocidades de tres millones de kilómetros por hora.

Se puede comparar con un superpetrolero cósmico que surca el espacio, dijo Edward Stone, profesor del Instituto de Tecnología de California y autor principal de uno de los cinco artículos publicados en Nature Astronomy .

"A medida que se mueve a través del medio interestelar", las vastas extensiones de espacio entre feudos estelares, "hay una ola en el frente, al igual que con la proa de un barco", dijo Stone a los periodistas por teléfono.

Los científicos esperaban responder una serie de preguntas comparando los datos enviados por las dos sondas, que perforaron la burbuja protectora del Sol en diferentes ángulos y ubicaciones.

La imagen muestra las posiciones de la Voyager 1 y la Voyager 2, que están fuera de la heliósfera, la burbuja protectora 'creada' por el Sol, la cuál se extiende mucho más allá de la órbita de Plutón. Crédito: NASA.

PUEDES VER El misterio detrás de la supuesta nave interestelar que vigila la Tierra desde hace miles de años

‘Fuga’ de partículas

"No teníamos ningún buen dato cuantitativo de cuán grande es esta burbuja que el Sol crea a su alrededor con viento solar supersónico y plasma ionizado que se aleja en todas las direcciones", dijo Stone.

La Voyager 2 confirmó, por ejemplo, la existencia de una “barrera magnética” en el borde exterior de la heliosfera que había sido predicha por la teoría y observada por la Voyager 1.

“Pero contrario a todas las expectativas y predicciones, la dirección del campo magnético no cambió cuando la Voyager 2 cruzó la heliopausa”, dijo a la AFP Leonard Burlaga, científico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA e investigador principal de uno de los estudios.

La llamada heliopausa es el límite de contacto relativamente delgado donde chocan el viento solar de partículas cargadas y el viento interestelar.

Los científicos también se sorprendieron de que el Voyager 2 tardó 80 días en cruzar esta barrera magnética, mientras que su sonda hermana lo hizo en menos de un día.

Y luego está el enigma de la fuga.

Cuando la Voyager 1 cruzó el umbral de la heliosfera, detectó partículas del espacio exterior, especialmente rayos cósmicos, corriendo hacia el otro lado.

“En la Voyager 2, fue todo lo contrario”, dijo Stone. “Una vez que salimos de la heliosfera, continuamos viendo partículas saliendo de adentro hacia afuera”.

En al menos un caso, fue una similitud entre las dos misiones que fue desconcertante.

La sonda Voyager 2 explora los peligros que acechan en el espacio interestelar, como los rayos cósmicos. Imagen: NASA.

PUEDES VER Satélite de la NASA encuentra un extraño planeta que 'sobrevivió al infierno’

"Esto es muy extraño", dijo Tom Krimigis, científico del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins y autor principal de un estudio que informa sobre mediciones de partículas cargadas.

“Un cruce (de la heliopausa) ocurrió en el mínimo solar, cuando la actividad solar es la mínima, y ​​el otro en el máximo solar”, dijo a los periodistas.

"Si tomamos nuestros modelos al pie de la letra, esperamos que haya una diferencia mayor".

La actividad del Sol aumenta y disminuye en ciclos de 11 años.

Peligros en el espacio interestelar

Las misiones también midieron los rayos cósmicos entrantes que se hicieron más fuertes a medida que las sondas se acercaban a la heliopausa, con implicaciones directas para la salud de las misiones espaciales tripuladas en el espacio profundo.

"Si un astronauta se acerca a la fuente [de los rayos cósmicos], será importante comprender cuánta intensidad hay", dijo Stone.

"Un factor de tres es grande cuando hablamos del efecto de la radiación en la vida".

Construido para durar cinco años, Voyager 1 y Voyager 2 se propusieron explorar los planetas exteriores del sistema solar.

Después de 42 años en acción, todavía se están fortaleciendo, aunque ambos se quedarán sin poder y se callarán en cinco años.

Pero eso no significa que desaparecerán, dijo Bill Kurth, investigador de la Universidad de Iowa y coautor del estudio centrado en las ondas de plasma.

"Sobrevivirán a la Tierra", dijo. "Están en sus propias órbitas alrededor de la galaxia durante cinco mil millones de años o más, y la probabilidad de que se encuentren con algo es casi cero".

Si la vida inteligente en un rincón lejano de la Vía Láctea encuentra alguna sonda algún día, hallarán un “disco de oro” que incluye el dibujo de un hombre y una mujer desnudos, canciones de pájaros y ballenas, y la canción “Johnny B. Goode” de Chuck Berry.

Marlowe Hood/AFP.

Video Recomendado