“Me gustaría que el Holocausto sucediera”: supremacista blanco planificó atentado contra templo judío

Mundo LR

larepublica_pe

04 Nov 2019 | 20:41 h
Richard Holzer planeaba atentar contra un templo judío en Colorado, Estados Unidos. Foto: Difusión
Richard Holzer planeaba atentar contra un templo judío en Colorado, Estados Unidos. Foto: Difusión

Las autoridades de Estados Unidos identificaron a Richard Holzer, un hombre de 27 años que iba a detonar por completo una sinagoga en Pueblo, Colorado.

Richard Holzer es un supremacista blanco que tenía en mente atentar contra un templo judío en Colorado, Estados Unidos.

Impulsado por ‘una guerra santa racial’, su finalidad era detonar por completo una sinagoga en la comunidad de Pueblo, según recoge The New York Times.

PUEDES VER Página para adultos regalará membresía premium a los ciudadanos que acudan a votar en las elecciones [FOTOS]

El hombre de 27 años fue abordado por la policía local, y puesto a disposición de la justicia de Estados Unidos.

A través de su cuenta de Facebook, Holzer expresaba su apoyo hacia la causa antisemita y no dudaba en mostrarse cargando un arma.

“Me gustaría que el Holocausto realmente sucediera. Necesitan morir”, le comentó a otro usuario en la red social.

El supremacista blanco tenía en mente detonar el templo judío de Pueblo, Colorado. Foto: Difusión

El sábado pasado fue detenido tras una labor de inteligencia del FBI, que lo había contactado en setiembre y mantenía constantes charlas con el joven terrorista.

Incluso le confesó a uno de los agentes encubiertos que anteriormente integraba el Ku Klux Klan y en la actualidad es un cabeza rapada de los supremacistas blancos.

Holzer brindó detalles sobre el atentado que había elaborado contra el Templo Emanuel de Pueblo (Colorado), hasta evaluó envenenar con arsénico a los miembros de la sinagoga.

PUEDES VER Perros bomba: la macabra estrategia de los rusos para destruir tanques nazis

“Hay que destrozar el lugar sin posibilidad de reparación”, detalla el oficio del FBI que es presentado como prueba del odio hacia los judíos por parte de Richard Holzer.

Cabe resaltar que el detenido calificaba a la comunidad judía como ''un cáncer'' para su localidad.

Un año después del tiroteo en una sinagoga de Pittsburgh, en donde 11 personas murieron, la Policía de Estados Unidos logró prevenir otro crimen de odio.