Laika partió al espacio exterior el 3 de noviembre de 1957, pero será recordada por toda la eternidad.

Se cumplen 62 años de la gesta de Laika, la perrita que fue enviada al espacio [VIDEO]

Un 3 de noviembre de 1957, Laika fue enviada en una misión espacial por la Unión Soviética, convirtiéndose en el primer ser vivo en salir de la Tierra. Conoce más sobre esta una perrita que se volvió un símbolo en la lucha por los derechos de los animales.

Mundo LR
03 Nov 2019 | 12:04 h

Corría el año 1957, la Unión Soviética y Estados Unidos se encontraban en plena carrera espacial, buscando con esto consolidar su liderazgo en el mundo durante la Guerra Fría. En medio de esto, Laika era una perrita que vivía en las calles de Moscú, ajena de los “importantes” problemas de los humanos.

La Unión Soviética quería ganarle como sea a Estados Unidos la mencionada carrera espacial. El Sputnik 1, primer satélite ruso desocupado, entró en órbita el 4 de octubre de 1957. Esto animó al presidente Nikita Kruschev a enviar una segunda nave, para conmemorar el 40 aniversario de la revolución comunista.

PUEDES VER ¿Rusia podría estar detrás de las protestas que sacuden todo Chile?

Es por ello que le exigió a Sergey Korolev, ingeniero responsable del programa espacial, que se realice la misión, pero esta vez con un ser vivo en su interior, algo que sucedería por primera vez en el mundo. Por la tecnología de la época, era un viaje sin retorno, ya que no tenían como hacer que la nave vuelva a tierra.

"Por supuesto que sabíamos que iba a morir en ese vuelo, debido a la falta de medios para recuperarla ", sostuvo Adilia Kotóvskaya, una de las científicas involucradas en la misión de 1957, quien confesó que fue a ver a Laika al lugar acondicionado donde estaba para pedirle perdón “La fui a ver, le pedí que nos perdonara e incluso lloré al acariciarla por última vez”.

Laika era perfecta para ocupar el Sputnik 2, pues los soviéticos habían determinado una serie de características que debía tener el animal que ocupara la nave. Era callejera (es decir, estaba acostumbrada a situaciones de supervivencia), era de carácter dócil, pequeña, pesaba apenas 7 kilos y tuvo una buena respuesta a los entrenamientos.

Laika mientras pasaba las pruebas de los científicos rusos.

El lanzamiento del Sputnik 2, con Laika a bordo, fue uno de los eventos más seguidos en todo el mundo, pues la Unión Soviética, a través de sus científicos informaban cada detalle el viaje del animal alrededor de la tierra.

Laika fue introducida en la pequeña cápsula con un dispositivo para la regeneración química del aire y un alimentador automático, el cual estaba diseñado para abrir, dos veces por día, la tapa de un recipiente con una mezcla de nutrientes gelatinosos.

Durante el lanzamiento, los sensores implantados en Laika mostraban que el ritmo de sus pulsaciones aumentó, estando tres veces por encima de lo normal. Poco después, la humedad aumentó y la temperatura dentro de la cápsula llegó a pasar los 40 grados centígrados.

Después de la novena rotación, y a falta de protección suficiente contra la radiación solar, los expertos pronosticaron que Laika viviría 10 días, pero por el exceso de calor y deshidratación, el can murió a cabo de unas horas. Después de ella, 27 animales más fallecieron en circunstancias similares.

Por años, la Unión Soviética sostuvo que Laika murió después de una semana en órbita, sin dolor. Sin embargo, las primeras evidencias de su sufrimiento fueron presentadas en el 2002, en el World Space Congress, en Houston (EE. UU.), por Dimitri Malashenkov, del Instituto para Problemas Biológicos de Moscú.

En la actualidad, luego de 62 años de su muerte, Laika es recordada en todo el mundo como un ejemplo de lo que no tiene que volver a hacerse con un ser vivo, bajo ningún pretexto, ni por razones políticas o de la ciencia. Laika pasó a la historia como una mártir y un símbolo de los derechos de los animales.

Video Recomendado