Hanna Hopkins pensó en este procedimiento para no perder tiempo maquillándose. Fuente: Hanna Hopkins / Daily Mail.

Mujer termina con los párpados destrozados tras hacerse delineado permanente [FOTOS]

Hanna Hopkins, de 37 años, sintió “un dolor inmenso” al dejarse tratar por una “extraña” especialista: “Todo lo que podía escuchar era una aguja unida a una máquina que estaba a solo unos milímetros de mis ojos”.

Mundo LR
02 Nov 2019 | 22:26 h

Una mujer de Oxford, Inglaterra, acudió a una clínica de Londres para recibir un delineado permanente, pero terminó quedando con los párpados maltratados.

Hanna Hopkins, de 37 años, pasaba mucho tiempo en su trabajo, que incluía cientos de vuelos por las mañanas, por lo que decidió echar mano del maquillaje permanente para no perder tiempo maquillándose, según relató la afectada al Daily Mail.

PUEDES VER Pareja inyectó metanfetamina a una amiga y la grabó suplicando por ayuda

Con el fin de hacerse un delineado permanente, ella acudió en mayo de 2018 a una clínica de la calle Harley de Londres.

Al llegar, encontró a una especialista muy “extraña”, que le cambiaba el nombre con frecuencia. Esta, señala Hanna, no examinó bien sus ojos, pese a que le había informado que su ojo derecho era artificial y que debía tener cuidado. La encargada también le aplicó un gel frío en los párpados y le advirtió que, si abría los ojos, podría quedarse ciega.

“Tan pronto como comenzó, sentí un dolor inmenso. Todo lo que podía escuchar era una aguja unida a una máquina que estaba a solo unos milímetros de mis ojos y párpados. Sentí que estaba en una película de terror", comentó, añadiendo que estaba acostumbrada a sentir dolores y que, por ello, supo que este no era normal.

La afectada sentía que la tatuadora le limpiaba los ojos cerrados con toallitas, lo que se enteró después que era por el sangrado.

PUEDES VER Una turista casi cae a un precipicio al intentar tomar una fotografía [VIDEO]

Cuando se miró al espejo, Hanna vio su cara hinchada y color púrpura con “ojos como hendiduras”. Sintiéndose débil y enferma, se fue sin pagar tras una discusión.

En el hospital, el médico le señaló que le “cortaron” los párpados porque los suyos no eran del tipo correcto para el tratamiento, y que la profesional debió parar cuando los párpados empezaban a sangrar.

Luego de esto, la perjudicada fue diagnosticada con Trastorno de Estrés Postraumático (TEP).

Video Recomendado