Faye Wilkes de 41 años de edad. Foto: difusión.
Faye Wilkes de 41 años de edad. Foto: difusión.

Hizo el viaje de sus sueños y contrajo ‘bacteria come carne’ que casi le arrebata una pierna [FOTO]

Faye sintió un pinchazo en su pierna mientras descansa junto a su hermana, por lo que no le hizo caso. Minutos después, su pierna y su pie comenzaron a inflamarse, sin saber que pudo haber perdido una parte de su cuerpo.

Mundo LR
23 Oct 2019 | 18:30 h

Una mujer de nombre Faye Wilkes de 41 años de edad viajó hasta la ciudad costera de Benidorn, en España, para tener la aventura de su vida, sin embargo, no pensó que al final de este, pudo haber perdido su pie.

De acuerdo con los medios locales, Wilkes sintió un pinchazo en el pie mientras descansaba en el hotel de España donde se hospedaba junto a su hermana. A los minutos, vio que esa parte de su cuerpo tenía un punto rojo, sin embargo, supuso que solo se trataba de una picadura de mosquito y siguió en sus vacaciones.

PUEDES VER Fue al spa a hacerse la manicura y contrajo ‘bacteria come carne’: casi pierde la mano

Pero los días pasaron y su pierna comenzó a hincharse lentamente.

“Mi hermana Carrie y yo acabábamos de perder a nuestro padre como consecuencia de un cáncer de pulmón. Solo queríamos relajarnos, por lo que minimicé el problema. Pero rápidamente nuestras vacaciones de ensueño se convirtieron en un verdadero infierno”, contó Wilkes.

Luego de cuatro días, la mujer comenzó a tener dificultades en su pierna y decidió asistir al médico. En el instituto de salud y tras una radiografía, los médicos le dijeron que solo tenía “un esguince en el tobillo” y la devolvieron al hotel con una muleta.

La mujer decidió suspender sus vacaciones y regresarse a su país, Inglaterra, para realizarse un diagnóstico completo. Cuando llegó al aeropuerto, su pie y pierna tenían ampollas y posiblemente estaba infectada.

España.

De inmediato, Wilkes acudió al hospital, en donde le informaron que había contraído una “bacteria come carne” por la posible mordedura de una araña. Le diagnosticaron sepsis y le aseguraron que, si llegaba días después, habían tenido que amputar su pierna.

“Estaba horrorizada. Jamás imaginé que la simple picadura de un insecto en Benidorm pudiera terminar en sepsis y en la posible amputación de un miembro. Por suerte, lograron eliminar la infección sin tener que hacerlo, pero todavía me siento extremadamente débil”, contó la mujer.

A cuatro meses de una mala experiencia, Wilkes se recupera en su casa, pero aún conserva las enormes ampollas que le quedaron por la infección.

Video Recomendado