Sujeto recorrió 560 kilómetros para abusar de su víctima. Foto: Policía de Estados Unidos

Pedófilo camina 560 kilómetros para abusar de su víctima y termina capturado

Tommy Lee Jenkins entabló conversación con una menor a través de las redes sociales, pero no imaginó que al llegar a su cita se toparía con la Policía de Estados Unidos.

Mundo LR
15 Oct 2019 | 12:09 h

De ripley. En Estados Unidos, la fijación enfermiza de un pedófilo con una menor de edad llegó al extremo: fue capaz de caminar casi la totalidad de los 560 kilómetros que los separaba para verla. Lo que no sabía era que todo sería una trampa de la Policía.

Tommy Lee Jenkins, de 32 años, rastreó a la menor de 14 por Facebook y le aseguró que la ubicaría para tener relaciones sexuales con ella, según en informe de The Washington Post.

PUEDES VER Cuerpos deshechos en ácido, decapitados y bombas: así opera el nuevo Chapo Guzmán en México [FOTOS]

Un agente de la Policía de Indiana creó una cuenta en la red social en la que se identificó como ‘Kylee’. El objetivo era determinar si Jenkins, quién estaba bajo vigilancia tras declararse culpable del acoso de dos niños de 7 y 8 años en 2011, seguía mantiene estas prácticas pedófilas.

Según la investigación de los agentes, el sujeto le pidió a la joven que le enviara fotos denuda y que se encontrara con él en Wisconsin. Al no acceder, inició su recorrido de 560 kilómetros hasta donde creía que vivía.

En el camino, actualizó la información de su paradero y le enviaba a la supuesta víctima mensajes de contenido obsceno. Luego, indicó a las autoridades que una parte del viaje la hizo en bus porque alguien le regaló un pasaje.

PUEDES VER Eran pareja, pero ella se enamoró de otra: hoy viven juntos, tienen 3 hijos y él las ama a las dos

Después de cuatro días, el último jueves 10 de octubre llegó al final de su recorrido, pero en el lugar encontró policías y a un agente del FBI.

Tras el arresto Jenkins fue acusado de utilizar una computadora para manipular a una menor de edad a mantener relaciones sexuales con él. De ser declarado culpable podría recibir de 10 años de prisión a una pena de cadena perpetua.

“Nuestra nación está experimentando una epidemia de abusos sexuales de menores, e Internet hace demasiado fácil la comunicación de depredadores con niños a lo largo del país”, declaró el fiscal Matthew Krueger sobre el caso.

Video Recomendado