Cuatro décadas de abusos sexuales en Telford. Foto: Difusión.
Cuatro décadas de abusos sexuales en Telford. Foto: Difusión.

Fue violada por 500 pederastas desde que tenía 11 años

Tres décadas después, habló una de las mil víctimas que fue sometida y obligada a prostituirse por una banda criminal que opera desde los 80.

La República
07 Oct 2019 | 18:22 h

Fueron cuatro décadas de aberrantes abusos. En la villa inglesa de Telford, en Reino Unido, ocurrió el peor escándalo de violación infantil en la historia de ese país.

Al menos mil niñas fueron drogadas, brutalmente maltratadas, violadas y obligadas a prostituirse por una banda criminal que operaba en la localidad desde los años ochenta.

PUEDES VER Reino Unido: Unión Europea rechaza solicitud de diálogo sobre el Brexit

Los registros municipales probarían que las autoridades, docentes y servicios de salud mental estaban al tanto, pero no denunciaron a la policía. Incluso, un informe mostraría que los agentes destruyeron pruebas forenses.

La sociedad británica se mostró consternada cuando, en marzo de 2018, The Mirror publicó una investigación periodística que tomó 18 meses y que —según el canal DW— solo se asemeja a los crímenes de Rotherham, donde alrededor de 1.400 menores también fueron abusados sexualmente.

Telford, la ciudad del horror, vista desde una toma satelital. Foto: Mirror.

Esta semana, el caso ha vuelto a saltar a las portadas británicas gracias al testimonio inédito de una de las víctimas.

Ella ha roto su silencio con The Mirror pues, tras siete años de batallar legalmente, las autoridades del Reino Unido le han dado la espalda. De ser víctima de abuso sexual ha pasado a procesada.

“Un pedazo de carne”

Jennifer —nombre ficticio, hoy de 40 años— aseguró fue violada por más de 500 hombres a partir de los 11 años.

Fue violada en grupo, a menudo con su uniforme escolar, traficada y retenida a punta de pistola. Los sometimientos la dejaron tan deprimida que intentó suicidarse.

Con solo 16 años, temía por su vida cuando un violador la golpeó y le presionó la boca para silenciar sus gritos. A los 19, afirma, solo era “un pedazo de carne”.

Jennifer afirma que la policía se negó a intervenir y la arrestó repetidamente por prostitución entre los 16 y los 19 años, a pesar de su súplica de que estaba siendo explotada.

Sin embargo, ninguno de sus abusadores ha sido llevado ante la justicia a pesar de múltiples informes a la policía.

PUEDES VER Es falso que pedidos de cambio de género en niños aumentaron 4500% en Reino Unido

“Cuando le dije a la policía, me dijeron que había elegido esto. Un oficial dijo: ‘Eres una prostituta común. ¿No crees que eso viene con el trabajo?’. Básicamente estaba pagando por ser violada", comentó.

“Pensé que la única salida era la muerte porque había ido a la policía y no querían ayudarme. Mi vida era un infierno viviente, me sentía sola", dijo entre lágrimas.

Portada de la investigación periodística que sacudió a la sociedad británica el año pasado. Foto: Mirror.

Jennifer asegura tener pruebas fehacientes a las autoridades para probar que fue víctima de los vejámenes evidenciados por el reportaje de The Mirror.

Una infancia traumática

Tenía apenas 11 años cuando se mudó a Telford sin imaginar que empezaría su pesadilla.

“Estaba desesperada por encajar con otras chicas que tenían novios. Conocí a un muchacho de mi edad, pero él me presentó a su primo mayor y todo empezó allí. Sus amigos comenzaron a violarme en grupo”, contó.

Jennifer, que ahora es mamá, abandonó su escuela durante dos años. Una trabajadora social la visitó, pero ella dice que apenas se hicieron preguntas sobre lo que estaba sucediendo en su vida.

Ella trató de regresar a clase, pero una maestra le dijo que estaba perdiendo el tiempo porque había perdido muchas lecciones.

La adolescente fue atacada por un hombre mayor que la controlaría durante los próximos cuatro años. “Él fingió ser mi novio, pero pronto me pondría en la calle”.

Evil Mubarek Ali (34) fue encarcelado durante 14 años tras una investigación policial limitada entre 2007 y 2009. Foto: Mirror.

El traficante sexual la llevó por todo el país, obligándola a tener relaciones sexuales con otros hombres.

PUEDES VER El lujoso regalo que Thatcher le hizo a Pinochet mientras el dictador estuvo detenido en Londres

“Fui conducida a un pueblo de Midlands y me obligaron a ver cómo una niña mayor era vendida por sexo. Le dije a la policía que era de Telford y nadie preguntó por qué estaba a kilómetros de casa en medio de la noche".

Muchas víctimas de Telford dicen que la mayoría de sus abusadores eran de la comunidad paquistaní, pero Jennifer dice que fue vendida a cualquier hombre “dispuesto a pagar”.

“Me pegó hasta que me atraganté con mi sangre”

Eso, sin embargo, no fue el único episodio atroz que recuerda.

Una noche, tras ser violada, uno de sus abusadores la golpeó mientras manejaba el auto. “Le dije: ‘¿Me vas a matar? Mi madre me denunciará como una persona desaparecida. De alguna manera, lo hizo detenerse".

Jennifer recuerda que el sujeto la golpeó tanto que ella se atragantó con su propia sangre. Ella afirma que fue a la policía poco después de cumplir 17 años, pero “me dijeron que pensara bien en cómo me vería en la corte, entonces supe que nadie me creería”.

Según The Mirror, ella fue condenada 52 veces y multada severamente cuando tenía 19 años después de ser vendida por sexo.

Ahdel Ali, de 27 años, encarcelado a 18 años por una serie de crímenes sexuales infantiles. Foto: Mirror.

PUEDES VER Reino Unido: detienen a hombre que se roció líquido inflamable frente al Palacio

Su traficante estuvo bajo custodia durante cuatro meses bajo sospecha de una violación en grupo. Pero el caso se derrumbó y él apareció en su puerta con una pistola.

"Le dije que estaba embarazada de otro hombre [...] estaba furioso porque no quise abortar, entonces tomé una sobredosis”.

Jennifer finalmente se liberó huyendo de Telford para siempre. Reconstruyó su vida, tuvo hijos y se graduó de la universidad.

Cuando leyó sobre el abuso masivo de niñas Telford en The Mirror, le pidió a la policía que revisara su caso nuevamente, pero le dijeron que no tendrían suficientes pruebas para procesar.

Para la policía de West Mercia, su caso se derrumbó porque los oficiales no pudieron identificar a los delincuentes.

En tanto, el Consejo de Telford y Wrekin instó a cualquier persona con información a dar evidencia a la investigación pública.

Video Recomendado