Mundo

Escándalo en el Líbano: primer ministró gastó $16 millones en regalos para su amante

En plena crisis económica con marchas en las que el pueblo se queja por el “hambre”, The New York Times reveló la vida de lujos que Saad Hariri le dio a una modelo de bikinis.

La Republica
Saad Hariri está en el ojo del huracán en el Líbano. Foto: AP

En el Líbano han estallado manifestaciones populares para protestar ante la crisis económica que padece el país. Y ahora un reputado medio de comunicación reveló que el primer ministro del país, Saad Hariri, gastó 16 millones de dólares en regalos para su amante.

En base a una filtración de documentos por parte de un tribunal sudafricano, el diario The New York Times informó que hay transferencias bancarias que ratifican el desembolso del líder político a Candice Van Der Merwe, modelo de bikinis.

Hariri, de 49 años, casado y con tres hijos, mantuvo una relación con la modelo sudafricana (de 26) y le obsequió objetos de lujo. Desde automóviles hasta teléfonos inteligentes, valorados en miles de dólares.

Van Der Merwe acostumbraba a ganar poco más de 5 mil dólares por su labor, desde que conoció a Hariri empezó a recibir grandes cantidades. Y fue ahí cuando las autoridades de Sudáfrica intervinieron.

Conocedora de las leyes de su país, la fémina adujo que eran un regalo del político y mostró un mensaje de correo electrónico como prueba. En él Hariri le enviaba su número de cuenta corriente y ella le respondía con un “Te quiero, mi Saad”.

Aun así congelaron sus bienes. Y el primer ministro no tardó en enviarle un millón de dólares para cubrir sus necesidades, especialmente el pago de los abogados.

Sin embargo, al final la relación no aguantó la presión fiscal y se separaron. En respuesta, la modelo decidió demandar a las autoridades al considerarlos responsables de su rompimiento.

“La relación de la demandante con el señor Hariri concluyó, lo que conllevó la pérdida de los beneficios financieros que había obtenido de la misma y que habrían continuado si no hubiera existido una interferencia externa”, aseveró su abogado.

Entretanto, centenares de personas protestaron el pasado domingo en Beirut (capital del Líbano) para exigir la salida de los políticos ante el aumento de la pobreza extrema y la escasez de divisas.

En la Plaza de los Mártires se escucharon cánticos tales como “tenemos hambre” y “el pueblo llegó al límite de su aguante”.