Morris Sana y Simon Mairowitz  se reencontraron luego de 75 años. Ambos creían que el otro murió a mano de los nazis. Foto: Difusión
Morris Sana y Simon Mairowitz se reencontraron luego de 75 años. Ambos creían que el otro murió a mano de los nazis. Foto: Difusión

Se reencuentran después de 75 años: primos creían que el otro había muerto en manos de los nazis [VIDEO]

Morris Sana y Simon Mairowitz pasaron toda una vida distanciados porque aseguraban que uno de ellos había muerto en los campos de exterminio del régimen de Adolf Hitler.

La República
27 Sep 2019 | 17:48 h

La irrupción de los nazis, a mano de Adolf Hitler, desgarró millones de vidas en la Europa del siglo pasado. Esas heridas perduran en el tiempo, ya que las ausencias imprevistas tuvieron mucho que ver en los rumbos de los que sobrevivieron a los campos de concentración.

Morris Sana y Simon Mairowitz, volvieron a encontrarse después de 75 años. Ambos crecieron juntos en su natal Rumania y más allá de ser primos, confesaron que desarrollaron un vínculo inquebrantable desde la infancia.

PUEDES VER Rescatan a cientos de niños violados, encadenados y torturados en una escuela coránica

Sin embargo, todo cambió cuando el gobierno fascista se impuso en dicho país. En 1940, decidieron huir dejando todo lo que tenían atrás. Desde entonces, se perdieron el rastro y creyeron que, al no saber nada del otro, uno había muerto a manos del Tercer Reich.

Los primos se reencontraron después de 75 años. Foto: People

Morris, quien en la actualidad tiene 87 años, se instaló en Israel, y nunca dejó de recordar a su desaparecido familiar. Con los años, su nieta Leetal, cautivada por los relatos de su abuelo sobre el primo al que no vio jamás, decidió buscarlo por Facebook.

Enorme fue la sorpresa cuando verificó que Simon vivía en el Reino Unido. Inmediatamente – detalla Infobae – la mujer planificó un encuentro entre los compadres.

PUEDES VER En la mente de Hitler: el informe psiquiátrico que realizó la CIA y permaneció oculto durante el Holocausto

Emotivo abrazo

Simon Mairowitz, de 85 años, llegó hasta Tel Aviv junto a sus descendientes para el esperado reencuentro. En el video, se puede ver a los dos ancianos darse un abrazo efusivo, seguido de un llanto de felicidad.

‘’Me alegro de verte después de todos estos años… setenta y cinco años esperaste…”, dijo con mucho entusiasmo Simon a su primo, mientras se tocaban el rostro, sorprendidos por todo lo vivido.

La nieta Morris no dudó en compartir el video en sus redes sociales y describió este momento como ‘’una de las cosas más conmovedoras que ha visto en su vida’’.

Video Recomendado