Huelga mundial

La Cumbre Mundial del Clima bajo presión.

Editorial Editorial
23 09 2019 | 00:29h

Se registran en el mundo que culminarán el 27 de setiembre con una huelga internacional contra el cambio climático. Entre el 20 y 27 de este mes, más de 5 mil actos y movilizaciones en 160 países serán la expresión de una movilización que reclame acciones concretas y efectivas de los gobiernos para frenar el calentamiento global, el deshielo de los polos, y los desastres que cada vez son menos acompañados de la palabra “naturales”, al ser de un modo directo, indirecto o retardado causados por la acción humana.

Esta es la escena que coincidirá con la próxima Cumbre Mundial Climática de la ONU, en Nueva York, con la presencia de más de 100 jefes de Estado y de Gobierno, y donde el centro de la discusión será la presentación de planes nacionales específicos para cumplir con la meta del Acuerdo de París del año 2015, es decir, que en cada revisión anual debe ir aumentando el nivel de ambición para que los planes de recorte de emisiones de carbono y de adaptación lleguen al nivel necesario que impida que la temperatura del planeta supere los 2 grados y, de ser posible, 1,5 grados. En esa ruta, se espera que los compromisos de los países permitan que para el 2030 las emisiones de efecto invernadero caigan un 45%, Por esa razón, la ONU está recibiendo a los delegados de la cumbre con un discurso duro que reza: esta no es una cumbre del clima de discursos, sino de acciones concretas.

El Acuerdo de París es un marco estratégico y metodológico que, a pesar de los ataques directos que concentró desde entones, como la pretensión del Donald Trump de sacar a EEUU de este pacto, ha resistido. Este acuerdo tiene como prueba definitiva los compromisos por país, que son los más reclamados en la cumbre de este año. El tiempo apremia. La Organización Meteorológica Mundial ha revelado hace poco que la temperatura global promedio para 2015-2019 será la más cálida como jamás se ha visto en 1,1 grado más por encima de los tiempos preindustriales. Es decir que el cambio climático llega antes y más fuerte de lo previsto, amenazando con hacer obsoletos los actuales consensos mundiales.

La voz cantante, como en los dos primeros años de estas jornadas de setiembre, la tienen los estudiantes, que en esta oportunidad llevan su voz hasta la misma sede de las NNUU. También se advierte la incorporación a este movimiento de los medios, trabajadores, directivos de empresas y gobiernos, en una interacción cuyo mensaje es que sin la presión de la sociedad, no se tomarán las grandes decisiones o no se harán efectivas.

Video Recomendado