Hallazgo científico demuestra que los cadáveres se mueven durante más de un año

La médica australiana sostuvo que “los cadáveres cambian su posición ‘significativamente’ a causa de la descomposición”.

El trasfondo científico de la investigación tiene que ver con la metamorfosis del cuerpo.
El trasfondo científico de la investigación tiene que ver con la metamorfosis del cuerpo.
La República
15 09 2019 | 23:35h

Un hallazgo podría revolucionar la ciencia forense. En Australia, una médica se dedicó a observar un cuerpo humano muerto durante 17 meses. El resultado a la que arribó tras observar la descomposición del cadáver fue revelador.

La australiana Alyson Wilson, que brindó declaraciones a la agencia AFP respecto a su investigación, sostuvo que “los cadáveres cambian su posición ‘significativamente’ a causa de la descomposición”.

PUEDES VER Estudio científico demuestra que la piel envejece de acuerdo al grupo étnico

En su observación minuciosa, la médica descubrió que las extremidades del cadáver se movieron. Cabe precisar que las manos del difunto, en un primer momento, se encontraban cerca del torso. Luego de 17 meses, tuvieron una posición paralela al cuerpo.

El trasfondo científico de Wilson tiene que ver con la metamorfosis del cuerpo. Según la medica, el movimiento que registró fue porque el cadáver se momifica y los ligamentos se desecan.

La revista Forensic Science International: Synergy publico el estudio de la investigadora. Este hallazgo sin precedentes será de mucha utilidad para los detectives.

PUEDES VER Hallan nuevo tipo de cáncer de pulmón más agresivo y mal pronosticado que no se relaciona con el consumo de tabaco

Las conclusiones a las que arribó la médica ayudará a los peritos de criminalística en su labor por hallar la verdad tras un crimen."Mapearán la escena del crimen, mapearán la posición del cuerpo de la víctima, mapearán cualquier evidencia física que se encuentre y podrán entender la causa de la muerte", aseveró.

Es menester mencionar que el cuerpo del estudio de la médica pertenecía a un donante y estaba en la Instalación Australiana para Investigación Experimental Tafonómica, (AFTER, por sus siglas en inglés).

Video Recomendado