Las palomas fueron usadas desde la Primera Guerra Mundial para tomar fotografías de lugares estratégicos. Foto: Difusión.
Las palomas fueron usadas desde la Primera Guerra Mundial para tomar fotografías de lugares estratégicos. Foto: Difusión.

Revelan las misiones de las palomas espías que la CIA usó en la Guerra Fría

En las décadas de 1960 y 1970, la CIA también probó tareas de espionaje con delfines, perros y gatos; sin embargo, las palomas destacaron por su eficacia. Los archivos secretos que detallan estas misiones han salido a la luz.

La República
14 Sep 2019 | 10:27 h

La Agencia Central de Inteligencia de EE. UU. (CIA) ha desclasificado los archivos de sus programas secretos con animales. De esta manera, han salido a la luz los detalles de las misiones de palomas espías usadas durante la Guerra Fría.

Estos documentos revelan el entrenamiento al que eran sometidas las palomas para cumplir tareas clandestinas: fotografiar lugares clave dentro de la Unión Soviética.

La operación tenía el nombre en código de Tacana y se llevó a cabo durante la década de 1970. Según los archivos recientemente publicados, el programa exploró el uso de palomas con pequeñas cámaras para tomar fotos automáticamente.

Paloma espía en un museo de la CIA cerrado al público. Foto: cia.gov.

PUEDES VER Estados Unidos: ¿El ‘héroe’ del tiroteo en El Paso es un fraude?

Los agentes de la CIA aprovecharon la increíble habilidad de ubicación de las palomas, que pueden ir a cualquier lugar donde nunca antes hayan estado y aún así regresar sin problemas a su hogar.

En 1967, la CIA estaba invirtiendo más de US$ 600 000 en tres programas de animales espías: Oxygas para delfines, Axiolite sobre pájaros y Kechel que involucra perros y gatos; indica Gordon Corera para la BBC. Aunque el caso de las palomas espía destacó por la efectividad que ya había demostrado desde las guerras mundiales.

Equipo con explosivo para delfines espía. Foto: cia.gov.

A mediados de la década de 1970, la CIA puso a las palomas en una serie de misiones de prueba dentro de EE. UU., con una cámara de $ 2000 y un arnés. Los resultados fueron prometedores: aproximadamente la mitad de las 140 imágenes en un rollo de película eran de buena calidad. Se veían detalles nítidos de personas caminando y autos estacionados.

PUEDES VER Youtuber tras los barrotes: fue arrestado por generar contenido en el Área 51

Además, la calidad de las fotografías demostraba ser superior a la lograda por los satélites espías que operaban en esa época. Por eso, la CIA comenzó a planificar el envío de las aves a Moscú.

Se evaluó las distintas vías de liberar a las palomas en territorio soviético (desde un abrigo, un agujero, un auto en movimiento, etc.) y, en 1976, ya se había establecido un objetivo: los astilleros de Leningrado, donde los soviéticos construían sus submarinos más avanzados.

Curiosamente, los archivos se desclasificaron hasta ese punto, con las palomas listas para su más grande misión de espionaje. Al parecer, aún seguirá en secreto qué fue lo que captaron y cuántas misiones realizaron durante la Guerra Fría, o incluso después.

Las palomas eran usadas en los campos de batalla como mensajeras durante las guerras mundiales. Foto: Libros de Pluma y Espada.

En otro momento, se analizó si se podrían colocar sensores en las aves migratorias para detectar si la Unión Soviética había probado armas químicas. Además, hubo ensayos de estimulación eléctrica en el cerebro de los perros para guiarlos de manera remota. Sin embargo, muchos detalles de estas investigaciones aún están clasificados.







Video Recomendado