Lazy loaded image

El terror del primer fuego nazi

Inicio del Holocausto. Al amanecer del 1° de setiembre de 1939, las fuerzas nazis arrasaron la localidad de Wielun en Polonia. Restablecidos de la sorpresa, sus ciudadanos, militares y civiles apoyaron decididamente a los aliados. La II Guerra Mundial había empezado.

La República
01 Sep 2019 | 5:12 h

AFP y EFE

Poco conocida más allá de Polonia, es la tragedia de la pequeña ciudad de Wielun, la Guernica polaco-judía bombardeada de manera masiva por la Luftwaffe (fuerza aérea) y la artillería nazis en la madrugada del 1º de setiembre de 1939: era el comienzo de la II Guerra Mundial.

“Al alba, cuando aún estaba gris afuera, me despertó un sonido extraño, un rugido potente que nunca había oído. De pronto, el techo se fisuró y los vidrios estallaron en pedazos. Nuestras ventanas daban a la calle donde cayeron las primeras bombas, un poco más lejos, sobre el hospital”.

PUEDES VER A los 92 años, un alemán será juzgado por más de 5000 muertes en un campo de concentración nazi

Zofia Burchacinska tiene hoy en día 91 años, pero se acuerda perfectamente del día en que su ciudad se convirtió en el primer blanco de la guerra iniciada por Adolf Hitler.

El sonido estridente que aterró a la niña de 11 años, hace 80 años, provenía de sirenas, apodadas "trompetas de Jericó", ubicadas en el tren de aterrizaje de los "bombarderos en picada" Junkers Ju 87.

"Huimos con mi madre atravesando la plaza del mercado, ya repleta de escombros. Una parte estaba en llamas, se trataba de una perfumería que ardía, llena de productos inflamables", recuerda Burchacinska.

PUEDES VER Bauhaus: ¿Por qué Hitler cerró la prestigiosa escuela de arquitectura?

"La ciudad solo era fuego. La gente corría para todos lados, huían, algunos sin vestimentas. Vi muertos, heridos. Humo, ruido, explosiones. Todo ardía...", cuenta la sobreviviente.

Crimen y miedo

Wielun, donde murieron niños, mujeres y ancianos, es un símbolo de la guerra total”, dice el historiador Jan Ksiazek, director del museo de la Tierra de Wielun.

La orden de bombardear Wielun, una ciudad de unos 16.000 habitantes del centro de Polonia, la dio el general Wolfram von Richthofen, el exjefe de la Legión Cóndor, cuyos aviones habían arrasado la ciudad vasca de Guernica en 1937, un drama que inspiró la famosa tela de Picasso. En los dos casos se trató de masacrar a una población civil sin defensa con el objetivo de sembrar el pánico.

PUEDES VER Documental sobre Adolfo Hitler muestra cómo evitaba ver los horrores del Holocausto

Operación “relámpago”

A partir de ahí, las fuerzas alemanas desplegaron su “guerra relámpago”, lo que les llevó a conquistar fácilmente una Polonia abandonada por sus aliados (Reino Unido y Francia).

Luego, el 17 de setiembre de 1939, las fuerzas soviéticas invadían Polonia desde el Este en virtud del pacto Ribbentrop-Molotov, lo que borraba del mapa a este país centroeuropeo.

Tras ser dividida por nazis y bolcheviques, Polonia perdió la mayor parte de su Ejército, casi un millón de hombres, mientras su población civil, especialmente la de origen judío, comenzaba a sufrir el drama de la ocupación.

PUEDES VER ¿Los jóvenes olvidan el Holocausto? El 66% de millenials desconoce qué es Auschwitz

Alrededor de 70.000 soldados murieron en esas primeras semanas de guerra, 130.000 resultaron heridos y 700.000 fueron hechos prisioneros por los alemanes o los rusos.

¿Por qué Wielun?

“Es probable que los alemanes se hayan dado cuenta de que Wielun era una ciudad bi-cultural. La población polaca dominaba, seguida por la población judía. Aquí no había minoría alemana, contrario a otras ciudades del centro de Polonia”, analiza el historiador Tadeusz Olejnik.

Además, "en los primeros informes alemanes, se explica el ataque contra Wielun en el hecho de que la ciudad albergaba una importante población judía. En 1939, sobre cerca de 16.000 habitantes, exactamente el 33,39% eran judíos", agrega el profesor Olejnik.

PUEDES VER Holocausto: Hitler hizo el trabajo sucio de Franco

Los judíos supervivientes fueron primero encerrados en un gueto, luego, en el marco de la "solución final", enviados al aislamiento de Lodz o al campo de exterminio de Chelmno nad Nerem para ser asesinados en "camiones de gas".

Tras la guerra, Wielun fue reconstruida. Hoy en día es una bella y próspera ciudad de 25.000 habitantes, con calles y parques cuidados, orgullosa de su identidad de antigua ciudad real fundada en el siglo XIII.

PUEDES VER Estados Unidos: oficina de profesora judía sufre vandalismo antisemita [FOTO]

Existe orgullo entre la sociedad polaca por su heroica resistencia contra la invasión nazi y soviética, y por acontecimientos como el Alzamiento de Varsovia de 1944 o la victoria de los Aliados contra los nazis en Montecassino (Italia), en la que fueron decisivos los soldados polacos en el exilio.

Los polacos siguen recordando la II Guerra Mundial con una mezcla de angustia y orgullo, y una sensación de que su país estaría ahora infinitamente mejor de no haber sido por ese conflicto.

Video Recomendado

Lazy loaded component