Tradición de 800 años: Reino Unido celebra el censo real de cisnes

Todos los cisnes que pasan sus horas sobre el río Támesis y no estén marcados le pertenecen a la reina de Inglaterra, Isabel II. Y cada verano se realiza el ‘Swan Upping’, un alborotado censo de estas bellas aves.

La República
7 08 2019 | 20:33h

Cada verano, desde hace 800 años, Reino Unido cuenta los cisnes de la reina. Los contadores de estas aves surcan las aguas del Támesis durante cinco días para contar, medir y evaluar la condición de las bandadas que le pertenecen a la monarca británica.

Pues desde el siglo XII, quien lleva el peso de la corona británica también ostenta el título de Señor de los Cisnes y, así, se convierte en dueño de todos los cisnes blancos del país.

PUEDES VER Nueva Zelanda: descubren fósil del loro más grande del mundo

Esta curiosa tradición inglesa surgió por necesidad, pues en el referido siglo, por Decreto Real, la corona reclamó la propiedad de todos los cisnes para así asegurarse la provisión de comida para todo el año. El Decreto sigue vigente.

Aunque en aquella época, el cisne era un alimento muy importe y preciado manjar no solo en la corte, actualmente ya no forman parte del menú de la realeza.

En cada censo, la flotilla de contadores reales inician su peripecia en Sunbury, ubicado río abajo en el Támesis y siguen hasta Abingdon, a unos 130 kilómetros.

Ellos sacan a los cisnes de las aguas, les atan las patas con un cordón, los llevan a tierra, los pesan, los miden y examinan si tienen alguna lesión.

Actualmente, el objetivo del censo no es determinar la propiedad de los animales sino protegerlos.

La ceremonia suele seguida por numerosos curiosos y turistas. Y la reina Isabel solo acudió en una ocasión a la ceremonia del censo y marcado de los cisnes en el 2009.


Video recomendado