AHORA - Cinemark y Cineplanet anuncian que volverán a funcionar desde el 5 de agosto
LO ÚLTIMO - Dólar cerró con ligera baja y se cotizó en S/ 4,066 al final del lunes 2 de agosto

‘Me podían agredir por mi viejo trans’: la historia de un adolescente que acompañó a su papá en la transición

Marian y Francisco en su casa. Foto: Adrián Escandar.
Marian y Francisco en su casa. Foto: Adrián Escandar.

A los 5 años, Marian se dio cuenta que quería ser como su madre y hermana pero, una frase en contra retumbó su cerebro y fue a 53 años que decidió abrirse.

Publicidad

A la edad de 42 años, Mariano López Reta de 53 años (Argentina), que ahora es Marian, se unió a un chat de cita y una persona de su mismo sexo le habló. Fue ahí cuando comenzó una relación gay, para sacarse la duda.

Marian comenzó a preguntarse: “¿Y esto dónde estaba?”.

PUEDES VER La historia del venezolano de 65 años que escapó de su país y hoy hace delivery en Glovo [VIDEO]

Por lo que se divorció y desde hace siete años mantiene una relación con Matías, un hombre que trabaja como empleado de seguridad en una planta industrial y también es profesor.

A los 9 años de edad le dijeron a Francisco, el hijo menor de Mariano, que su papá no era heterosexual y que había comenzado a tener una relación gay.

“A mí no me daba miedo ni ningún sentimiento malo, por así decirlo. Pero sí es verdad que las cargadas en el colegio jugaban un poco en contra. No por mí, yo no iba a pensar distinto, pero cuando me decían “ah, tu papá es gay, de tal palo tal astilla”, lo que me hacía sufrir es que lo decían como una especie de insulto”, dijo Francisco, ahora con 19 años y fuera de la adolescencia.

A Francisco “no le dolía” que su papá fuera transexual: “me dolía que un amigo de toda la vida, con el que, jugada a la pelota desde el jardín, tuviera ganas de agredirme”.

A sus 53 años se animó a mostrarse tal y como es. Foto: Infobae.

Fue hace cuatro meses que Francisco observó el cambio en su padre transexual. El adolescente llegó a la casa de su padre y observó como este se colocaba base, corrector de ojera y pañuelos en el cabello.

“Le dije 'bueno hijo, habrás notado ciertos cambios…”, cuenta Marian. “Lo que quiero decirte es que ahora soy ésta y voy a seguir por este camino”. La respuesta de su hijo todavía la emociona: “Me contestó: ‘Hacé lo que quieras, sé feliz’”.

Después, el hijo agregó: “Lo único que no sé es cómo te voy a tratar, no sé si me va a salir tratarte en femenino”. El padre respondió: “No importa, trátame como te sientas cómodo”. La respuesta a la duda acerca de si pudo o no la tiene Francisco:

“Yo creí que lo mejor, por respeto, sería tratarla como ella quería. Ella también me trata como yo quiero, eh, no es que yo llego a casa y me dice: “Alberto, ¿cómo andas?”.

Anteriormente Marian trabajaba como sonidista en recitales de rock, por lo que sostenía una imagen de viejo rockero: barba gris y polo negro sin mangas.

En sus recuerdos

A la edad de 5 años años, Marian observaba a su madre y hermana maquillarse y quería estar en el lugar de ella. Además de ello, cuando se quedaba solo, juntaba harina, huevo y shampoo, para teñirse el cabello como lo hacían ellas.

Cuando entró en la adolescencia llegaron con él los “ataques de llantos y crisis de angustia inmanejables”, sabía que era gay.

Fue a los 13 años cuando su mamá dijo por teléfono: “En unos meses Marianito va a empezar a salir con chicas y todo esto se le va a pasar”, una frase que hasta ahora le retumba el cerebro.

“Tomé conciencia plena de que nunca me iban a dejar ser yo. Fue como escuchar al juez dictarle cadena perpetua al inocente”, dijo Marian en una entrevista para Infobae.

"Fran" y Marian, con quien ahora convive. Foto: Infobae.

“A partir de ese momento empecé a construir un Mariano, el Mariano que querían ver”, sigue. El personaje tuvo consecuencias directas en su personalidad: era un adolescente inmaduro, se llevaba todas las materias, quedaba libre con facilidad.

Luego de ello comenzó a construir al Mariano que “todos querían ver”. Se convirtió en un varón homosexual, se sacó a los 17 años y tuvo hijos.

En el mes de junio ambos se atrevieron a ir al programa de televisión ¿Quién quiere ser millonario? En donde Marian ganó 180.0000 pesos y que ahora los usará para implante mamarios y fue allí donde se expuso como transexual.

“Yo creo que me hace crecer”, dijo Francisco ahora que convive con su papá.