Stephen y Christen Rampersad deciden pasar el fin de semana con su cachorro con cáncer antes de sacrificarlo. Foto: Facebook.
Stephen y Christen Rampersad deciden pasar el fin de semana con su cachorro con cáncer antes de sacrificarlo. Foto: Facebook.

Un viaje al mar y un banquete de lujo: las últimas horas de un cachorro con cáncer terminal

Wilson padecía cáncer terminal de vejiga y estómago. Antes de sacrificarlo, sus dueños pusieron en marcha un plan para colmarlo de felicidad. Chapoteó bajo la brisa y hasta comió helado.

La República
12 Jul 2019 | 14:48 h

Estados Unidos | Perder a una mascota es una de las cosas más devastadoras especialmente cuando, en casos extremos, se debe sacrificarla.

Es el caso de Wilson, un Pointer alemán de 14 años, que padecía cáncer terminal de vejiga y estómago. Su familia, radicada en Florida (Estados Unidos), tuvo que inducirle el sueño eterno por recomendación del veterinario.

PUEDES VER YouTube viral: descubre extraño bulto en la basura y caen cientos de peligrosas criaturas [VIDEO]

Pero antes de que eso suceda, los propietarios de Wilson estaban decididos a colmar de felicidad sus últimas horas, de modo que pusieron en marcha un plan de fin de semana. Así lo recoge el diario Mirror.

Stephen y Christen Rampersad, junto con sus hijos Jonah y Noah, alquilaron un bote y pasaron el domingo bajo el sol y la brisa del océano.

Stephen y Christen Rampersad, junto con sus hijos Jonah y Noah, alquilaron un bote y pasaron el domingo bajo el sol y la brisa del océano.

Wilson, cuyo veterinario le suministró medicina para que no sintiera dolor mientras nadaba, chapoteó libre como el viento.

Al día siguiente, el señor Stephen lo llevó a trabajar; sus compañeros lo coparon de amor en la oficina.

Como le habían prohibido la comida envasada, el menú de Wilson consistió en una consistente hamburguesa y papas fritas, un plato entero de tocino, una porción completa de helado de vainilla y una gran porción de galletas caninas.

Stephen, quien consiguió a Wilson antes de conocer a su esposa y formar una familia, llevó a su mascota al veterinario después de su última comida.

No cabe duda que el cachorro pasó un momento feliz. Stephen, quien consiguió a Wilson antes de conocer a su esposa y formar una familia, llevó a su mascota al veterinario después de su última comida.

Allí falleció pacíficamente en los brazos de su mejor amigo el pasado lunes.

PUEDES VER Salió ebrio de una fiesta, encontró un pajarito herido y lo mandó al veterinario en Uber [FOTOS]

Wilson estaba exageradamente emocionado por todo. Simplemente se fue a todos lados con nosotros. Él nunca dejó nuestra vida. Fue el mejor fin de semana que podríamos haber pedido", comentó Stephen.

De acuerdo a los estudios, los perros son conscientes del contexto y perciben cuando sus dueños toman la decisión de terminar con su sufrimiento.

Wilson, cuyo veterinario le suministró medicina para que no sintiera dolor mientras nadaba, chapoteó libre como el viento.

En ese momento se sienten vulnerables y, en consecuencia, lo mejor es que siempre estén al lado de ellos para tranquilizarlos, además de darles el último adiós.

Para las personas las mascotas son solo una parte de su vida, pero para ellos los humanos son todo.

Video Recomendado