Pablo Escobar: ¿qué pasó con los hipopótamos que abandonó tras su muerte?

Desde que murió el excapo de la droga en Colombia, sus hipopótamos tuvieron un destino inesperado. Muchas personas han logrado captar sus movimientos a través de videos.

Dos hipopótamos fueron enviados a Ecuador y otros dos a Uruguay. Foto: AP.

La República
h

Pablo Escobar, excapo del cartel de Medellín, llevó a Colombia un par de enormes hipopótamos para su zoológico dentro de la hacienda Nápoles. Han pasado más de 20 años desde que murió el narcotraficante y el descuido de estos animales ha generado su preocupante proliferación en su localidad.

Un reportaje del diario El Tiempo de Colombia ha podido conocer de cerca la vivencia de los habitantes del corregimiento de Puerto Triunfo, en el municipio Doradal, quienes se han acostumbrado a ver caminando entre sus calles a estas enormes criaturas y los han bautizado a todos con un solo nombre: “El Pepe”.

PUEDES VER ‘Popeye’, sicario de Escobar, a prisión por masacre de director de El Espectador

El origen de los ‘pepes’

Allá por los años 80, en la hacienda Nápoles de Pablo Escobar habían unas 1 900 especies que el excapo del narcotráfico se encargó de comprar en el mercado negro de la venta de animales. Dos de esos tantos fueron unos hipopótamos africanos.

Sin embargo, con la muerte del líder del cartel de Medellín los hipopótamos escaparon y comenzaron a reproducirse de una manera peligrosa. Eso motivó a las autoridades de intentar cazarlos de a pocos y llevarlos al parque turístico en el que se ha convertido la exhacienda de Escobar.

Los pobladores dicen que aún quedan al menos unos 50 ejemplares deambulando por los terrenos de la región.

La avioneta de la entrada de la Hacienda Nápoles. Foto: difusión.
La avioneta de la entrada de la Hacienda Nápoles. Foto: difusión.

PUEDES VER Jardinero de Escobar lucha por volver a vivir en inmueble de narcotraficante

En Doradal varios vecinos han logrado capturar con su teléfono móvil videos en los que los hipopótamos están paseando por sus calles. Todos ellos saben que no deben molestarlos porque las consecuencias podrían ser fatales.

PUEDES VER ‘Popeye’, sicario de Escobar, a prisión por masacre de director de El Espectador

Muchos de los que lo han visto dicen que “El Pepe” es inofensivo y que hasta el momento no se ha registrado casos de ataques de estos animales a personas del lugar.

“Es la mascota del pueblo, nosotros lo queremos mucho, lo cuidamos y no queremos que lo saquen de aquí. Él aprendió a convivir con nosotros y nosotros con él”.

La hacienda Nápoles

“No me querían dejar traer los animales: me decían que ya había zoológico en Medellín, que si los estatutos , que si la peste… Y yo pagando fortunas en pastajes, granos y terrenos allá en los Estados Unidos. Hasta que se me acabó la paciencia, o mejor dicho se me saltó la puta piedra, y ordené a mi gente que me mandaran los animales en un jumbo de carga. Mi Arca de Noé”, le contó Pablo Escobar al periodista colombino Germán Castro Caycedo las anécdotas más increíbles de su vida de narco.

Al aterrizar el avión con los animales para la Hacienda Nápoles, en la Aduana le pusieron problemas.

-¿Papeles? ¿Permisos?, inquirieron los oficiales. -¿Cuál permiso?, preguntó Pablo Escobar. -Pues el permiso, señor: son animales.

Pablo Escobar estaba enfurecido con los empleados estatales, y le ordenó a uno de sus secuaces: “Cuadren a los seis camiones. En los de allá metan lo gordo: elefantes, hipopótamos, jirafas, rinocerontes, todas esas aplanadoras. Y en estos, las aves y animales livianos. Pero todo con mucho cuidado, ¿me entiende?”.

PUEDES VER Viuda de Pablo Escobar encara a la amante del capo: “No lo conoció"

La Alcadía le exigió a Pablo Escobar que llevara a los animales al zoológico de la ciudad, sin embargo, el Patrón dio otras órdenes y envió los camiones a la Hacienda Nápoles y otros hacia el zoológico como lo ordenó la autoridades.

A las tres de la mañana, los trabajadores del Cartel de Medellín se escabulleron en el zoológico de la ciudad y sacaron a “todos los antílopes, los canguros, las cacatúas negras de Indonesia, las gallinetas de Nueva Guinea, los cisnes blancos de Europa, los faisanes y las grullas reales. A cambio dejaron los animalitos de granja”.

Según el biólogo de Cornare, en Antioquia, Colombia, Diego Echeverri, “entre 1982 y 1984 cuatro de esos hipopótamos eran de un zoológico en California”. Luego de la muerte de Pablo Escobar en el año 1993, flamencos, jirafas, cebras, canguros, fueron vendidos a otros países, pero ellos se quedaron allí.

“Es el grupo de hipopótamos silvestres más grande del mundo fuera de África”, subraya Echeverri.