Smartphones están generando peligrosa malformación en el cráneo humano, según estudio

Científicos de la Universidad de Sunshine Coast, en Australia, descubrieron que un peligroso bulto se genera en el cráneo con preocupantes dimensiones.

Radiografía de cuello humano. Foto: difusión
Radiografía de cuello humano. Foto: difusión
La República
19 06 2019 | 16:11h

David Shahar, científico de la Universidad de Sunshine Coast, en Australia, alertó a la comunidad académica y en general sobre una ligera protuberancia en forma de ‘pico’ que se viene formando en el cráneo del ser humano debido al “uso de los smartphones”.

Según su investigación publicada en la revista Journal of Anatomy, el bulto aparece en la parte posterior de la cabeza, un poco encima del cuello. Este puede sentirse al tacto y hasta resulta visible en algunas personas con calvicie.

PUEDES VER Contaminación ambiental influye en alergias, alertó científico mexicano

El trabajo científico del doctor David Shahar en Australia analizó en 2016 a 218 personas de entre 18 y 30 años de edad. De estos se demostró que el 41 % de los participantes tenía en la cabeza ‘picos’ de más de 10 milimetros, mientras que el de un 10 % superaba los 20.

En 2018, Shahar se centró en determinar las edades de las personas que contaban con esta deformación en el cráneo. De los 1 200 participantes de entre 18 y 86 años, el estudio científico concluyó que era “significativamente más probable” encontrar abultamientos entre los participantes de 18 y 30 años.

“Son los dispositivos inteligentes los responsables de este abultamiento”, señala el científico de Australia.

PUEDES VER Investigadores confirman que los agujeros negros se evaporan poco a poco

Shahar sostiene que cuando nos inclinamos para ver las pantallas, los músculos del cuello se tensan para sostener la cabeza, que pesa aproximadamente 5 kilos.

Debido a la gran presión que ejerce el cráneo sobre el cuello es el lugar apropiado para que aparezca este ‘pico’, debido a que el cuerpo trata de adaptarse para aliviar la presión creando nuevos huesos.

Los investigadores sostienen que nuestros antepasados también agachaban la cabeza, pero no tanto como esta generación. Incluso, ni la lectura de libros antes de la revolución de las pantallas digitales nos había creado tales malformaciones.



Video Recomendado