Barcos con refugiados venezolanos siguen hundiéndose y desapareciendo

Bruno Cueva
15 06 2019 | 11:56h

El último barco en hundirse lo hizo entre Venezuela, cerca a Falcón, y la isla Curaçao. La ADNUR también advierte el peligro de la trata de personas.

Las organizaciones humanitarias han demostrado su profunda preocupación por la situación de los migrantes venezolanos desaparecidos en embarcaciones. La escasez de alimentos y medicinas, sumados a la crisis política, los obligan a arriesgar sus vidas y buscar refugios con urgencia, por lo que traficantes de personas los tienen en la mira.

Pese al miserable sueldo mínimo de 5 euros al mes impuesto por Nicolás Maduro, los traficantes de personas cobran entre 400 y 500 dólares por cruce marítimo. Ante esta situación, la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, ha pedido encarecidamente al gobierno caribeño que luche contra esta actividad delictiva.

PUEDES VER Ecuador activa plan para migración venezolana ante posible crisis humanitaria

Venezolanos

¿El caribe está emulando poco a poco la situación del Mediterráneo? | Foto: PD América

Entre Venezuela, estado de Falcón, y la isla de Curaçao (territorio autónomo de los Países Bajos), se registró el último hundimiento de un barco por hacinamiento, pues transportaba a 32 personas. Los familiares de las víctimas alertaron esto a las autoridades curazoleñas, pero no se dio a conocer los rostros de los responsables.

El número de exiliados venezolanos asciende ya a los cuatro millones y viven refugiados, principalmente, en Ecuador, Perú y Colombia. Unos prefieren ir a pie a los países más cercanos; otros, encontrar su futuro en las islas antillanas del Caribe.

PUEDES VER Venezolanos en Perú: La situación de los migrantes en la frontera

Según ABC Internacional, el cruce más corto es llamado 'Bocas del Dragón', estrecho que separa Venezuela de Trinidad y Tobago. El 16 de mayo un bote pesquero con 31 personas a bordo —dos niños entre ellas— desapareció del mapa allí mismo. 

Asimismo, los especialistas sugieren que al menos otros cuatro transportes ligeros de mar se han hundido con un total de 50 pasajeros en las últimas semanas. El número puede seguir creciendo si no se toman medidas; se espera que la realidad no llegue a ser comparada con la pesadilla del Mediterráneo.

Video recomendado