Bolsonaro cercado por las huelgas

Redaccionlr
14 06 2019 | 21:00h

Brasil. Tras poco más de cinco meses en el cargo, Jair Bolsonaro enfrenta fuertes manifestaciones contra su propuesta de reformar el sistema pensionario. El país está envuelto en una crisis política, por el caso del exjuez Sergio Moro, hoy su ministro de Justicia.

EFE, AP

Paros parciales en los transportes, bloqueos de carreteras y protestas marcaron el inicio de una jornada de huelga contra la reforma de las jubilaciones en Brasil, en medio de la Copa América 2019. Reportes sindicales señalaron también paralizaciones en los sectores de petroleros, bancarios y correos de varios estados, así como de estudiantes y profesores movilizados contra los bloqueos de presupuestos a las universidades.

Según un primer balance de las centrales sindicales, 45 millones de trabajadores se adhirieron a la huelga en 300 ciudades de casi todos los estados.

PUEDES VER Jair Bolsonaro critica a corte suprema de Brasil por penalizar la homofobia

En Sao Paulo, donde por la noche se inauguró la Copa América 2019 en el estadio Morumbí con la presencia del presidente Jair Bolsonaro, una línea de metro se hallaba totalmente paralizada y otras tres operaban parcialmente.

La mañana arrancó, además, con bloqueos de manifestantes en puntos de Río de Janeiro, donde la policía llegó a usar bombas lacrimógenas y de ruido para dispersar las protestas, según el sitio de información G1.

Decisiones cuestionadas

Los sindicatos llamaron al paro para expresar su rechazo a la reforma del sistema de pensiones y jubilaciones propuesta por el Gobierno y con la que busca ahorrar 265.000 millones de dólares en una década.

PUEDES VER Jair Bolsonaro pide disculpas a diputada por decirle que "no merece ser violada"

El proyecto es discutido en el Congreso brasileño, donde deberá recorrer un arduo y largo camino para su aprobación definitiva, que el Ejecutivo confía en que sea todavía este año.

Además de la reforma, la huelga reúne bajo su paraguas otras demandas, como el rechazo a los recortes en educación anunciados recientemente por el Gobierno y los elevados índices de desempleo.

La paralización constituye el primer pulso de los sindicatos contra el ultraderechista Bolsonaro, que lleva cinco meses y medio en el poder salpicado por diversos escándalos y gestiona un país al borde de la recesión.

PUEDES VER Bolsonaro blinda a Moro y Lula relanza su defensa

Camino a la recesión

La economía brasileña creció un tímido 0,5% en el primer trimestre del año en comparación con los primeros tres meses de 2018, aunque el indicador cayó un 0,2% frente al período inmediatamente anterior.

Los economistas del mercado financiero redujeron esta semana por decimoquinta vez su proyección de crecimiento para este año, la sitúan ahora en 1%, un porcentaje similar al registrado en 2018 y 2017.

La amenaza de una nueva crisis después de la histórica recesión de 2015 y 2016 tiene como caldo de cultivo un país que no ha conseguido reducir el desempleo, que afecta a 13,2 millones de trabajadores.

PUEDES VER El PT de Lula denuncia la “farsa” del caso Lava Jato

Además de la delicada situación del país, Bolsonaro ha tenido que hacer frente a diversas crisis en el seno de su gabinete en los primeros meses de Gobierno y ya ha perdido a tres ministros. La mayor economía de Sudamérica continúa sin despegar y el mercado financiero ha contenido la euforia desatada durante la campaña electoral. 

Juez Moro dirigió ataque contra Lula

- Anoche, The Intercept reveló una conversación en la que el exjuez Sergio Moro, hoy ministro de Justicia, pidió a los fiscales de la operación Lava Jato un comunicado de prensa para responder a lo que llamó "pequeño espectáculo" a la defensa del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, después del testimonio del PT en el caso de la tripleta de Guaruja en San Pablo.

- Según el sitio web, los fiscales acataron la sugerencia de Moro el 10 de mayo de 2017, cuando el entonces juez ya presidía un proceso criminal contra el expresidente. "¿Qué creyó?", preguntó Moro al fiscal del Ministerio Público Federal en Curitiba. Santos Lima respondió: "Me pareció que estaba muy bien. Se polarizó (...) cometió muchas pequeñas contradicciones y dejó de responder muchas veces...". Moro dice: "La comunicación es complicada, pues la prensa no es muy atenta a detalles".

Video Recomendado