"Usaron un guante para desgarrarnos los genitales": Pareja de lesbianas sufrió torturas para ser detenidas

Marianhe Araque
08 Jun 2019 | 17:40 h

A Korina y Denise en México lo acompañaba un hombre trans, quien también sufrió maltratos por sus preferencias sexuales. Esta es la historia. 

Korina, Denise y Charly, dos mujeres lesbianas y un transgénero de México, específicamente de Tabasco, se enfrentaron a una violación sexual con un guante, así lo contaron al diario El Universal del país de los mariachis.

Los tres casos de tortura sexual ocurrieron en el año 2011, cuando iban a bordo de una camioneta con los ojos vendados y con la misma ropa que les arrancaron los hombres que las atacaron. Fue en ese momento que sintieron un objeto rasposo que les desgarraba los genitales. Además de ello, recibían insultos por su preferencias sexuales.

PUEDES VER Entró al pandillaje a los 14 años, pero un hecho le cambió la vida y hoy es un exitoso médico

Korina y Denise, que estaban en una habitación que habían alquilado, las detuvo un comando de hombres, mientras que a Charly, un transgénero, lo arrastraban por la calle.

“Encima de todo, hija de tu puta madre, delincuente y machorra, lesbiana, pero ahorita les vamos a enseñar lo que es la verga”, le dijo uno de los hombres a Korina, al darse cuenta que en el mismo vehículo iba su novia, Denise.

Luego de la detención, las montaron en un auto, y a una de las mujeres la golpearon y le proporcionaron descargas eléctricas en la espalda, tobillos y pezones. En un audio aseguró que el pecho se lo destrozaron.

“Bajaron su mano y no sé qué tenían en sus guantes, cortaba horrible, fue cuando me penetró, pero sentí que me cortó, me desgarró por dentro, sentía mojado, feo, feo, feo, empecé a decir ‘mátenme’”, narró Korina.

Las tres personas fueron trasladadas a lugares distintos, según una de las entrevistadas, eran centros de torturas.

Al llegar al lugar, le quitaron las vendas, y pudo ver a otros hombres y mujeres atados de las manos. Sin embargo, le ordenaron tener la cabeza hacia abajo y fue cuando vio el baño de sangre. Al retirarle el vendaje le tomaron una fotografía en su rostro.

Comienza la tortura

Los hombres le advirtieron a Denise y a Korina que si volteaban a los lados las podían asesinar. Les recordaron que ellos eran quienes tenían las armas.

Korina se orinó de los nervios y pedía constantemente que la mataran para que las torturas terminaran.

Ella, se cayó de la silla de donde estaba, y escuchó que un hombre comenzó a quitarse el cinturón, pensó que la golpearían.

“Pero no, me puso su parte en mi boca, yo nunca la abrí, me agarraba y me pegaba para que abriera la boca pero yo pujaba y me quitaba, me decía ‘ah, no lo vas a hacer’. Después entró otra persona y dijo ‘no mames, déjala ya’. Empezaron a hablar y a decir ‘nos equivocamos, ellas no eran, pero ya no las podemos dejar si ya las madreamos y nos van a denunciar’”, reveló.

La tres víctimas fueron trasladados a distintos centros de detención y pasaron cinco años presas por asociación al narcotráfico, delito que nunca fue comprobado.

En el tiempo que Charly estuvo preso, vivió de segregación por sus preferencias sexuales e intento suicidarse. Actualmente es dependiente de los antidepresivos.

“Me cansé de que me traten como un perro porque soy humano, yo a nadie le falto al respeto”.

Video Recomendado